El Brexit duro pone en jaque 2,6 millones en ventas

I. Ballestero
-

El Banco de España sitúa en el entorno del 2,6 por ciento el impacto en las exportaciones de una ruptura sin acuerdo entre el Reino Unido y la Unión Europea, que también repercutiría, en menor medida, en el empleo

Theresa May. - Foto: EFE

A la tercera no fue la vencida, y la premier británica, Theresa May, tampoco pudo el pasado viernes sacar adelante en el Parlamento británico el acuerdo para la salida del Reino Unido que había pactado previamente con Bruselas. El tercer ‘no’ de la cámara aboca al proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea una ruptura sin red o a una prórroga de un año que se deberá convertir en realidad antes del 12 de abril. Si no, las partes tirarán del enchufe y la desconexión será una realidad en unos términos que para la provincia de Ciudad Real podría significar una pérdida de negocio de 2,6 millones de euros anuales en un periodo de cinco años, y que podría tener también importantes repercusiones en materia de empleo, con la pérdida de alrededor de 1.500 puestos de trabajo en el próximo lustro.
Quien ha puesto cifras a los posibles efectos de una desconexión desordenada ha sido el Banco de España en un informe llamado Brexit, balance de situación y perspectivas en el que se ofrecen los primeros números a propósito de una ruptura salvaje que nadie desea pero que parece inevitable, a menos que la oferta de un segundo referéndum permita que la mayoría de los diputados británicos dejen de fruncir el ceño al respecto de una desconexión desordenada. El informe habla en términos generales del peso del mercado británico, y sus particularidades en el marco de la Unión Europea, para el país, y ofrece una estimación aproximada que se puede extrapolar a las cifras de la relación comercial de los territorios con el Reino Unido. Según esas estimaciones del Banco de España, un Brexit ‘duro’ podría tener un impacto del 2,6 por ciento en las exportaciones en un periodo de cinco años, impacto que también se daría, aunque en menor medida, en las cifras de empleo, poniendo en jaque un 0,77 por ciento de puestos de trabajo.
Esa plantilla que ofrece el Banco de España se puede poner sobre las cifras de la provincia de Ciudad Real para calcular el posible impacto de un Brexit sin acuerdo. Primero hay que señalar que si bien la provincia no es un territorio que tenga en el Reino Unido un país puntero en materia de exportaciones, lo cierto es que en los últimos ejercicios las operaciones en territorio británico han ido al alza, incluso cuando la palabra Brexit planeaba ya sobre las relaciones entre el país británico y la Unión Europea. De hecho, en los dos últimos ejercicios, las ventas ciudadrealeñas en el Reino Unido han pasado de los 85,15 millones de euros del año 2016 a 99,6 millones el año pasado, pese a que la desconexión ha tenido un peso importante en el discurso político en ese tiempo. Ese impacto del 2,6 por ciento supondría para la provincia poner en cuestión cerca de 2,6 millones de euros anuales en ventas en territorio británico para un total de 76 empresas que operaron el año pasado en ese mercado.
La incidencia en el empleo será menor, pero su impacto puede ser más acusado. Esos 2,6 millones de euros anuales se pueden diluir dentro de los 1.800 millones de euros en exportaciones que suma la provincia en los últimos ejercicios, incluso reconducirlos hacia otros mercados preferentes, pero en un territorio con un problema laboral como Ciudad Real, que tiene la creación de empleo muy ligada a las campañas estacionales en el campo y en el sector terciario, ese 0,77 por ciento supondría la pérdida de cerca de 1.500 puestos de trabajo, si se toma como referencia los 188.800 ocupados que recogía en la provincia la última Encuesta de Población Activa de 2018. Por el momento son sólo estimaciones de un Brexit duro que se acerca.