El cura acusado de abusos no ha renunciado al sacerdocio

Pilar Muñoz
-

El abogado defensor asegura que el cura no ha pedido dispensa de sus obligaciones al papa y que a día de hoy no existe resolución del Vaticano de la llamada reducción al estado laical y puede actuar de oficio

El sacerdote acusado de abusar presuntamente de nueve menores que cursaban estudios en el Seminario de Ciudad Real no ha renunciado al sacerdocio, asegura en declaraciones a La Tribuna su abogado Francisco Maroto Granados.
P. J.D. sigue apartado de su ministerio y de la función docente al estar pendiente de ser juzgado, pero no ha renunciado al sacerdocio, reitera el letrado, quien remarca que no ha pedido dispensa de sus obligaciones al papa.
El abogado Maroto Granados señala que están pendientes del recurso interpuesto ante la Santa Sede contra la resolución del Tribunal Eclesiástico.
Insiste en que el sacerdote no está secularizado, hecho que debe declararse desde la Santa Sede. «Salvo error, a día de hoy, no existe esa resolución del Vaticano» de la llamada reducción al estado laical y puede actuar de oficio. En cuanto a la justicia ordinaria sigue su curso y como avanzó ayer La Tribuna, la Audiencia Provincial de Ciudad Real ha fijado el juicio por los supuestos abusos sexuales a menores del 30 de septiembre al 4 de octubre.
Del mismo modo, el abogado Maroto Granados adelantó a este diario que va a pedir la absolución con todos los pronunciamientos favorables. La Diócesis de Ciudad Real se vio salpicada a últimos de marzo de 2016 por el escándalo de unos presuntos abusos sexuales a menores en el Seminario que fueron denunciados por el Obispado a la Fiscalía Provincial de Ciudad Real, que abrió una investigación que desembocó en un escrito de acusación por una veintena de supuestos abusos sexuales a menores. La Fiscalía pide una condena de más de 40 años de cárcel para el sacerdote por delitos de abuso sexual a menores.