scorecardresearch

Los centros de salud esquivan el cierre por bajas COVID

Hilario L. Muñoz
-

Sanidad avanza que la vacuna de 39 a 18 años se dará de mayor a menor edad y en febrero, la cuarta dosis a inmunodeprimidos

Un paciente accede a un centro de salud de la capital durante esta sexta ola. - Foto: Tomás Fernández de Moya

Las bajas que ha provocado la sexta ola no han impedido que los servicios sanitarios de la provincia permanezcan activos en Ciudad Real. Así lo señaló el delegado de Sanidad, Francisco José García, quien expuso que «no se ha tenido que cerrar ningún dispositivo asistencial, entre ellos los centro de salud, por ausencia de profesionales sanitarios o no sanitarios que estén de baja por COVID».

«Los trabajadores del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, sanitarios y no sanitarios, tenemos el doble riesgo de contagiarnos en nuestra vida familiar y personal y contagiarnos en nuestra vida laboral», recordó García, quien apuntó que ha habido bajas de sanitarios, pero «no se ha llegado a la situación de otras provincias en que ha habido que cerrar centros asistenciales», al menos, recordó, hasta el momento de esta conversación con La Tribuna, ayer lunes. El delegado provincial argumentó que, «lo que se ha podido cubrir, se ha cubierto», ya que existe el problema de que hay «una carencia endémica de profesionales sanitarios de Medicina y de Enfermería». En caso de que no haya sido posible, «los equipos médicos han redistribuido el trabajo para que, en lo posible, al ciudadano no le llegue esa carencia».

El delegado, entre agradecimientos al trabajo de los profesionales en estos dos años largos de pandemia por su trabajo, recordó que los sanitarios han sido una población con «un porcentaje de vacunación muy alta», por lo tanto, muy comprometidos con su seguridad y la de los pacientes. Esto ha hecho que los contagiados suelan tener una enfermedad leve, aunque marcada por esa semana de baja y aislamiento marcada que todos deben seguir.

Además, desde Sanidad explicaron que hay que esperar a que pase la sexta ola, para ver cómo quedará la gestión del coronavirus, para los servicios asistenciales y la importancia de combinar la presencialidad con la teleconsulta en los centros sanitarios.  «Estamos viviendo una pandemia que transformará nuestro sistema sanitario», señaló. Un ejemplo de esos cambios es, por ejemplo, la gestión de las bajas, ocurrida en esta sexta ola, debido «al aumento de demanda». «Se han intentado agilizar los procesos administrativos para que no supongan una sobrecarga adicional, porque no es lo mismo hacer dos bajas que las que hay ahora», dijo.

Mientras, la clave para frenar la sexta ola, en opinión de García, es la vacunación. Un proceso en el que esta semana, en la provincia se continúa con los menores de 12 años y de 40 años en la provincia. «El hospital de Ciudad Real vacunó personas todos los días de la semana pasada», señaló el delegado, como una muestra de la gestión administrativa que está habiendo para inocular nuevas dosis y las de refuerzo. En este sentido, para los nuevos grupos aprobados la pasada semana por la Consejería de Sanidad, García indicó que en los próximos días se les inmunizará, pero que la intención es que se haga de la misma forma que el resto de grupos: de mayor a menor edad, desde los 39 a los 18 años. Además, avanzó que en febrero se prevé inocular la cuarta dosis, a los pacientes inmunodeprimidos, que en septiembre fueron los primeros en recibir las terceras dosis.  Hay que tener en cuenta que el intervalo se ha reducido de seis a cinco meses, lo que permite esta cuarta dosis en unos días, y será clave para los siguientes grupos a vacunar. Además de por edad, García explicó que se sigue con la vacunación de refuerzo a quienes recibieron las dos dosis de AstraZeneca, independientemente de la edad, lo que incluye a profesores, guardias civiles o policías.

Por último, el delegado puso el acento en la importancia del resto de medidas para frenar la sexta ola, las mascarillas y los siete días de aislamiento en caso de dar positivo. «Desde que empezó la pandemia la gente ha sido muy escrupulosa en cuanto a las indicaciones de aislamiento, pero hay personas que no son tan escrupulosas y si son detectadas, se instruye un expediente y se sanciona», afirmó.