La Junta regulará con una rotonda el acceso a El Peral

A. Criado
-
Imagen de archivo del paraje de El Peral - Foto: La Tribuna

La Consejería de Fomento pretende construir una glorieta a la altura del punto kilométrico 49 de la CM-3109, un punto donde actualmente existe una intersección potencialmente peligrosa por la escasa visibilidad y la elevada intensidad de tráfico

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha proyectado una nueva actuación para mejorar la seguridad vial en las carreteras de la provincia de titularidad autonómica. Con las obras en la CM-420, entre Daimiel y Puerto Lápice, en su recta final, la Consejería de Fomento pretende ahora regular el acceso a la zona de los baños de El Peral, en el término municipal de Valdepeñas, con la construcción de una rotonda. En concreto, el departamento que dirige Agustina García Élez pretende construir una glorieta a la altura del punto kilométrico 49 de la CM-3109, una vía perteneciente a la Red de Carreteras de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha que tiene su origen en la intersección con la autovía A-43 en Tomelloso y finaliza en Valdepeñas. De hecho, el tramo objeto de mejoras se encuentra a unos siete kilómetros del casco urbano de la ciudad vinatera. En ese punto existe actualmente una intersección que permite el acceso a la zona del Arroyo del Peral, donde se concentran varias urbanizaciones residenciales así como establecimientos de restauración y zonas de esparcimiento. Según subraya Fomento, la confluencia de estos accesos «no cuenta a día de hoy con una regulación que garantice la seguridad de los usuarios ni del tráfico de paso». Agrega que la escasa visibilidad y la elevada intensidad de tráfico hacen que este tramo sea potencialmente peligroso. Además de la construcción de la glorieta y de los ramales correspondientes, el proyecto contempla la eliminación de algunos accesos directos y la adecuación de otros, de modo que la solución planteada garantice que todos los movimientos se realizan en las mejores condiciones de seguridad posibles. La glorieta, que dará acceso a la zona residencial, tendrá un radio interior de 16 metros, arcenes de un metro y un carril de siete metros de anchura. La sección de firme contará con 15 centímetros de mezcla bituminosa sobre 35 centímetros de zahorra artificial. Además, el proyecto contempla la reposición de la señalización horizontal y vertical, la reposición de defensas y balizamientos y el reperfilado y limpieza de las cunetas. Actualmente, el proyecto se encuentra en información pública en materia de expropiación forzosa, de la que se verían afectados casi 10.000 metros cuadrados de terreno. Otros 467 tendrían que ser ocupados de forma temporal. Hay que recordar que el Ayuntamiento de Valdepeñas también ha invertido 1,3 millones en seis proyectos para mejorar la comunicación, el espacio natural los recursos turísticos de los baños del Peral.