La familia del condenado espera una pena "moderada"

Pilar Muñoz
-

La abogada indica que están a la espera de la sentencia tras el veredicto del jurado y no descartan interponer un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia

La familia del condenado espera una pena "moderada" - Foto: Rueda Villaverde

La familia del vecino de Daimiel declarado culpable de dos delitos de asesinato en las personas de su mujer y de la hija de ésta espera una sentencia «ponderada», es decir una pena privativa de libertad «moderada». No obstante, no descartan interponer un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.
La abogada Marisol Ortega, que defiende al procesado Manuel José Yébenes, explica a este diario que están a la espera de la sentencia del magistrado presidente del Tribunal del Jurado, Luis Casero, para tomar una decisión en el sentido de recurrir. No se puede interponer recurso alguno hasta que no se dicte sentencia, pero una vez que se notifique el fallo la letrada entiende que si puede tener encaje un recurso desde el punto de vista de apelar contra la circunstancia agravante de alevosía.
El jurado, que ha enjuiciado en la Audiencia Provincial de Ciudad Real el doble crimen cometido la mañana del 13 de febrero de 2017 en la vivienda del procesado, en Daimiel, emitió a las 20.15 horas del martes 18 de marzo el veredicto de culpabilidad con siete votos a favor y dos en contra (se requieren siete votos a favor para declarar la culpabilidad y cinco para la inculpabilidad).
El jurado consideró a Manuel José Yébenes culpable de los asesinatos de su mujer Ana Belén Ledesma, de 47 años y vecina de la localidad albaceteña de Bienservida, y de la hija de ésta, Ana María, de 18 años. Los siete hombres y dos mujeres que formaron el jurado consideraron la circunstancia agravante de alevosía, pero entendieron que no hubo ensañamiento como defendió en el juicio la letrada de la defensa, quien también alegó varias circunstancias eximentes y atenuantes como el arrebato y la obcecación. En este terreno, el jurado le dio la razón a la letrada al estimar que Manuel José Yébenes cometió los crímenes obcecado por «la idea de ruina económica» a la que según aseguró le llevó su mujer. El hecho de que el jurado haya apreciado el atenuante de obcecación y a la vista de que no ha estimado el ensañamiento se podría articular el recurso, según la abogada Marisol Ortega, quien añade que se podría trabajar algún otro atenuante.
No obstante, la letrada señala que hay que esperar a tener la sentencia y ver las penas que el magistrado impone al procesado.
De momento, el fiscal Jesús Gil   ha pedido una condena de 23 años y seis meses por cada uno de los dos asesinatos, es 46 años de cárcel. Los letrados de la acusación particular han elevado la pena a 40 años de prisión (24 por cada uno de los dos asesinatos). La defensa, que pidió la absolución en sus conclusiones finales, tras el veredicto de culpabilidad solicitó la pena mínima: tres años y nueve meses por cada asesinato, bajando dos grados. La letrada también pidió al jurado que instara al indulto, pero se ha pronunciado en contra.
El jurado ha dicho no al indulto y no al beneficio de la suspensión de la pena que por otro lado no es de aplicación al ser la pena bastante superior a dos años de prisión, requisito junto a la carencia de antecedentes para suspender la pena privativa de libertad.
 El procesado se mostró impasible durante la lectura del veredicto, al igual que en el juicio, sin expresar emociones. Su hermano ha encajado peor el veredicto aun siendo consciente de la gravedad del hecho porque reitera que no era responsable de sus actos. Manuel Yébenes «siempre ha estado amparado por mis padres y por mí hasta que conoció a su mujer». Contrajo matrimonio con Ana Belén Ledesma el 23 de noviembre de 2014. Dejó la soltería a los 54 años cuando la conoció. «Después llegó la ruina económica para mi hermano porque dilapidaron su dinero, y la personal», concluye.