PSOE aprueba en solitario cursar de nuevo Ley de Mecenazgo

S.L.H
-

La norma fue tumbada en la pasada legislatura por Podemos. Cs votó en contra al entender que la Junta traslada sus funciones a las empresas. El PP se abstuvo al creer que es mejorable

La diputada socialista Manuela Casado defendió la Proposición de Ley de Mecenazgo Cultural. - Foto: Víctor Ballesteros

Las Cortes regionales iniciaron por segunda vez la tramitación de la Ley de Mecenazgo Cultural de Castilla-La Mancha, con el debate y la toma en consideración de la proposición de ley que presentó el Grupo Parlamentario Socialista y que recoge el contenido del texto que no prosperó en 2018. Esta proposición de ley ya fue abordada en la Cámara autonómica en la pasada legislatura, si bien fue tumbada por Podemos en la Comisión de Cultura en la que se debatieron las enmiendas al texto.
Ahora, la norma volverá a tramitarse nuevamente gracias a la mayoría de la que goza el Partido Socialista; toda vez que la proposición de ley obtuvo el voto en contra de Ciudadanos y la abstención del Partido Popular.
El texto tiene como finalidad fomentar el mecenazgo cultural realizado por personas físicas o jurídicas en la región, la regulación de los incentivos fiscales aplicables al mismo y la consecución de una mayor colaboración de la sociedad civil con la actividad cultural.
Esta ley se aplicará a la cinematografía, artes audiovisuales y arte multimedia; artes escénicas, la música, la danza, el teatro y el circo, y a las artes visuales, las artes plásticas o bellas artes, la fotografía y el diseño. También al libro y la lectura; las actividades relacionadas con la investigación, documentación, conservación, restauración, recuperación, difusión y promoción del patrimonio cultural; el folclore y actividades de carácter cultural material e inmaterial de la región.
Para defender la proposición de ley, la diputada del PSOE Manuela Casado aseguró que las estrategias de apoyo a la cultura «necesitan un cambio inminente», sobre todo tras la crisis económica que ha repercutido negativamente en la financiación para las actividades culturales, y defendió que hay experiencias en Castilla-La Mancha que demuestran los resultados positivos que puede proporcionar la colaboración privada en «eventos culturales de gran magnitud».