Un grito juvenil por el planeta

HIlario L. Muñoz
-
Un grito juvenil por el planeta - Foto: Rueda Villaverde

Más de medio centenar de personas se concentra en el marco de la convocatoria de huelga para frenar el cambio climático

Solo en un mundo en el que las redes sociales se convierten en un altavoz se puede comprender la protesta mundial celebrada este viernes. Hace meses, una estudiante sueca, Greta Thunberg, decidió dejar de ir a clase los viernes para sentarse frente a las puertas de su Parlamento y reclamar a los políticos que actuarán ante la mayor amenaza a su futuro: el cambio climático. Con el paso de las semanas hubo más estudiantes que siguieron su ejemplo, después fueron alumnos de otros países y finalmente esta protesta se convirtió en una manifestación mundial en la que los jóvenes reclaman su futuro y piden a los políticos que intervengan para detener el deterioro del planeta.
En Ciudad Real esta protesta tiene también un único rostro el de Judith Burgos y su clase de operaciones de Laboratorio, un ciclo profesional que se imparte en Puertollano, desde la que surgió la premisa de actuar y convocar la misma protesta que se estaba realizando en el resto del mundo. Sin apenas publicidad ayer lograron reunir a más de medio centenar de personas en el Pilar, hacer una sentada y leer un manifiesto similar al que se ha leído en el resto de ciudades del mundo.
«En Ciudad Real somos la zona de España en la que más grados ha subido la temperatura desde 1976», dijo Burgos, en declaraciones a los medios y ante una serie de carteles que adornaban todo el entorno de la escultura del Quijote. En su reivindicación alertó sobre la situación de la minería, macro granjas y la necesidad de concienciarse cada día para ahorrar energía. La propuesta ha contado con el apoyo del sindicato de Estudiantes, que es el que ha convocado las manifestaciones en el resto del país.
«Los cambios más importantes no están finalmente en nuestra mano, porque en nuestra tierra las políticas de los adultos gobernantes han preferido sacrificar nuestro futuro para alargar las oportunidades de ganancia de una minoría», se dijo en el manifiesto leído en la plaza. «Nos están robando algo importante y difícil de afrontar, el no tener oportunidad de contener el cambio climático dentro de unos límites no catastróficos: por eso es una tarea para resolver ahora o nunca».
 

Un grito  juvenil por el planeta Rueda Villaverde
Un grito juvenil por el planeta - Foto: Rueda Villaverde