La mirada solidaria de Millán Gómez

Hilario L. Muñoz
-
La mirada solidaria de Millán Gómez - Foto: Tomás Fernández de Moya

El fotógrafo expone en el museo López-Villaseñor 32 imágenes de su último viaje a Tanzania con el objetivo de lograr fondos para una escuela

Existen experiencias únicas que buscan ampliar mentalidades y este es el caso del viaje del fotógrafo Millán Gómez a Tanzania. El objetivo era visitar el país dentro de una iniciativa propia de tomar imágenes de proyectos solidarios, ya había viajado antes a Asia, en una propuesta similar. Dentro de esa ruta Gómez y sus compañeros de viaje llegaron a Messarani, una aldea Masai al norte del país. Allí vieron que «el colegio estaba en bastante mal estado» se optó por iniciar la búsqueda de fondos para arreglarlo. En total fueron 8.500 euros, ya conseguidos mediante la ONG Sonrisas y Montañas, con las que el fotógrafo colabora. «Las obras de la escuela empiezan en el mes de mayo», explica Gómez, quien lo que hace ahora es vender 25 copias de 32 fotografías de aquel viaje, numeradas y firmadas, con el objetivo de dotar el centro educativo. Esta dotación implica no solo muebles sino también alimentos. «La educación y la alimentación en África van unidas», recordó Gómez, con la historia.
La compra de estas imágenes se puede realizar en la muestra Jambo. Tanzania y Zanzíbar que hasta el día 13 se puede ver en el museo López-Villaseñor donde se encuentra la mirada de los habitantes, a través de un viaje en el que comen lo que ellos y viajan por el país como ellos. «En 20 días da para lo que da» pero «traemos todos los sabores, todos los olores y toda la historia de ese país», explica Gómez. «Lo que intento con estas fotografías es trasladar y contarle a la gente lo que ha sido mi visión y mi viaje por Tanzania, fuera de los circuitos turísticos y de las grandes ciudades».
Para llegar a la cultura, las fotografías se apoyan en la mirada infantil, para lo que Gómez utiliza «un juego de malabares y algunos juegos de magia» con los que primero interactúa para «buscar la sonrisa y la mirada limpia». Después llega una fotografía solidaria que se puede adquirir para lograr que 50 niños Masai vayan a su nueva escuela a estudiar.