Estudiantes de selectividad necesitan mejorar en matemáticas

I. Ballestero
-
Estudiantes de selectividad necesitan mejorar en matemáticas - Foto: Pablo Lorente

Matemáticas II es la materia con la nota media más baja en las pruebas de acceso a los estudios de grado del pasado año, y los segundos idiomas los que tienen la media más alta

Los estudiantes de la provincia y de la región que se examinan para entrar a la universidad obtienen las mejores calificaciones en la segunda lengua extranjera, pero deben mejorar en matemáticas. Eso es lo que dicen al menos las cifras de la última prueba de acceso a estudios de grado (PAEG), la selectividad de toda la vida, recopiladas por el Ministerio de Educación y consultadas por este diario, que sitúa en idiomas como francés, alemán o italiano las calificaciones más altas y también el mayor porcentaje de alumnos con sobresaliente. De hecho, todos los alumnos que se presentaron en la selectividad exámenes de esos tres idiomas aprobaron en la convocatoria ordinaria. En matemáticas, en cambio, está la nota media más baja y la mayor cuota de estudiantes suspensos.
Los alumnos que se presentaron a la convocatoria ordinaria de la selectividad en 2018 en la región obtuvieron una nota media de 6,39, una nota media que en la convocatoria extraordinaria bajó hasta el 4,58. Dentro de las diez asignaturas que iban a examen en la parte general, aquellos que eligieron el italiano como segunda lengua extranjera obtuvieron la nota media más alta, con un 9,08, y las calificaciones más elevadas correspondieron también a los segundos idiomas, francés y alemán, con un 8,40 y un 7,85, respectivamente. Se da la circunstancia además de que estos idiomas, francés, alemán e italiano, se presentan en selectividad todos los alumnos matriculados, y todos consiguen aprobar. De hecho, en el caso del francés, cuatro de cada diez alumnos tienen una calificación de entre 9 y 10, y un tercio de ellos está por encima del 8.
En el extremo contrario, las matemáticas. Fue la materia con la nota media más baja en la prueba de acceso a los estudios de grado en Castilla-La Mancha, con un 5,91, aunque si se excluye a aquellos alumnos que no alcanzaron el 4 necesario para ser considerados aprobados, que fueron más del 25 por ciento, la nota media sube hasta el 6,98. Es decir, que es una prueba en la que buena parte de los alumnos no alcanza el mínimo para aprobar el examen, pero en la que aquellos que lo hacen rondan el notable.
Junto a matemáticas II, las asignaturas en las que los estudiantes preuniversitarios de la región deben mejorar son el latín II, en el que casi uno de cada cuatro alumnos no alcanza el 5, y las asignaturas de inglés e historia de España, en las que los alumnos que se quedan por debajo del 5, algunos de ellos por debajo del 4 que se necesita para aprobar, son del 24,54 y del 27,59 por ciento.
En la convocatoria extraordinaria, las calificaciones medias son más bajas en todas las asignaturas con respecto a la ordinaria. En este caso, la calificación más baja pertenece también a matemáticas, con un 3,35, aunque muy cerca queda también la calificación media de historia de España, con un 3,69. En este caso, según las calificaciones recogidas por el Ministerio de Educación, la nota más alta en aquellos que recurren a la segunda oportunidad es también el italiano (7,05).