La CHG recomienda reducir consumos en zonas en alerta

M.Lillo
-

La escasez de precipitaciones en invierno aconseja la disminución del uso del agua para industria y abastecimiento en lugares como Alcázar, Valdepeñas o la Mancomunidad del Campo de Calatrava

La CHG recomienda reducir consumos en zonas en alerta - Foto: Rueda Villaverde

La Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) va a recomendar en zonas de la provincia la reducción de los consumos de agua en abastecimiento e industria debido a la escasez de precipitaciones que se han registrado a lo largo del año hidrológico y la situación que presentan los embalses. En concreto, el organismo de la cuenca aconsejará esta disminución de las dotaciones en aquellas zonas que estén declaradas en alerta, según afirmó a este diario el presidente de la CHG, Samuel Moraleda. «En algunas zonas en las que podemos declarar que estamos en alerta se va a recomendar que se reduzcan las dotaciones en un 10% en abastecimiento y en industria», detalló para indicar a renglón seguido que las zonas que tendrían que tener en cuenta esta recomendación son la zona de Mancha Occidental, Cigüela, Záncara, Jabalón y Azuer.
Por lo que respecta a los municipios, apuntó a algunos como Alcázar de San Juan, Manzanares, Membrilla, Valdepeñas, Santa Cruz de Mudela, la zona de la Mancomunidad de Campo de Calatrava y Campo de Montiel, así como otras poblaciones que estén dentro de estas unidades donde se ha declarado la alerta por escasez, detalló el presidente de la CHG.
«Son los ayuntamientos los que tienen que llevar a cabo este control, particularmente en los ayuntamientos o mancomunidades que tengan más de 20.000 habitantes y que tienen que poner en marcha el plan de emergencias que tienen que tener aprobado y actualizado», prosiguió el presidente del organismo de la cuenca.  
preservar los recursos. La recomendación de la CHG se produce en un contexto de escasez de las precipitaciones, de manera que los embalses, aunque todavía tienen acumuladas reservas gracias a las lluvias de la primavera pasada, están enfilando sin embargo un camino de descenso de los recursos acumulados, de manera que el objetivo del organismo de la cuenca con dicha recomendación a las zonas declaradas en alerta «es mantener los recursos que tenemos».
 «La situación actual es de cierta preocupación porque el año hidrológico no está siendo todo lo bueno que quisiéramos, llevamos una media aproximada en el Alto Guadiana de 140 litros por metro cuadrado, sobre todo acumulada en los meses de octubre y noviembre, pero es verdad que desde esa fecha ha habido una escasez notable de precipitaciones que hacen que estemos un poco en fase de prealerta», detalló Moraleda, quien indicó que, si bien está garantizado el abastecimiento y no se han establecido restricciones, sí que se trasladará la recomendación a las zonas en alerta para que ajusten sus consumos en el abastecimiento y en la industria a fin de preservar en la medida de lo posible los recursos hídricos, sobre todo teniendo en cuenta la perspectiva de cómo se desarrollará la primavera.
Por esta razón, el presidente de la cuenca indicó que estarán muy pendientes de la evolución que tenga la primavera desde el punto de vista meteorológico y de si ésta puede venir o no acompañada de precipitaciones que recarguen los embalses. Sobre la mesa, también se tiene en cuenta un posible escenario de sequía.
«En algún caso estamos preparando instalaciones, aquellos que los tengan, por si tenemos que movilizar algún tipo de recurso, si tiene que haber algún tipo de transferencia o trasvase entre cuencas o movilizar aguas subterráneas», detalló el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana en cuanto a la preparación de los recursos para hacer uso de ellos en el caso de que fuera necesario y tras asegurar que «se ha activado la Oficina Técnica de la Sequía».  
En concreto, los embalses de la cuenca en la provincia se encuentran al 43,1% de su capacidad, al almacenar 171 hectómetros cúbicos, frente a los 104 (el 26,3 por ciento) que acumulaba el año pasado en las mismas fechas. El sistema compuesto por los embalses de Torre de Abraham-Gasset acumula en la actualidad 77 hectómetros cúbicos, el tercer nivel más bajo de reservas de los últimos 15 años, de manera que la Mancomunidad de Servicios de Gasset está en prealerta ante la situación que viven estos embalses y, aunque está garantizado el abastecimiento para Ciudad Real capital y su comarca, no se esconde la preocupación por la falta de precipitaciones registrada en el presente año hidrológico.