Crecen los divorcios consensuados: dos se separan por el precio de uno

Pilar Muñoz/ Ciudad Real
-

La letrada Carmen Carrión analiza los datos del Poder Judicial que recogen un aumento del 10% de las disoluciones matrimoniales en el primer trimestre del año con respecto a 2013

Carmen Carrión atendiendo a una cliente en su despacho./ - Foto: PABLO LORENTE

El divorcio de mutuo acuerdo «sale más a cuenta», asegura a La Tribuna la abogada Carmen Carrión tras hacer un análisis de las cifras de demandas interpuestas el primer trimestre del año según los datos del Consejo General del Poder Judicial.
Ciudad Real no escapa a la realidad del conjunto de la nación y los procedimientos de divorcios han crecido un 10,6% con respecto al mismo periodo del año anterior o, lo que es lo mismo, han pasado de 272 entre enero y marzo de 2013 a 301 en el primer trimestre de 2014. Los de mutuo acuerdo  siguen siendo pocos más que los contenciosos: 159, frente a 142 sin acuerdo. El año pasado las disoluciones matrimoniales tras un acuerdo entre los cónyuges sumaron 142 frente a las 130 sin acuerdo. Las separaciones siguen siendo menos aunque también se han incrementado al pasar de 23 el primer trimestre de 2013 a 32 en el mismo periodo de este año. También en este caso hay más consensuadas, de mutuo acuerdo.
Unos datos que no sorprenden a Carmen Carrión, que lleva 22 años ejerciendo como abogada, los últimos 7 dedicados de manera exclusiva al Derecho Civil. Por su despacho han pasado incontables separaciones y divorcios, un bagaje profesional que le otorga autoridad más que suficiente para comentar estos procedimientos y para señalar que no hay medio más rápido y económico para divorciarse que el mutuo acuerdo de los cónyuges.
Esta es la razón de que las disoluciones matrimoniales por esta vía suban, un mismo letrado puede representar a ambas partes o cada una puede llevar el suyo. «En cualquier caso se abaratan muchísimo los costes, un 50% o más», apunta la abogada, que ve «relevante» que los divorcios de mutuo acuerdo estén por encima de los contenciosos porque lo normal sería lo contrario.
En este sentido, Carmen Carrión señala que los letrados aconsejan a sus clientes que intenten llegar a un pacto con la otra parte porque «el procedimiento es mucho mejor para los cónyuges y para los hijos, hay menos sufrimiento, no salen a la luz asuntos que a la gente no le interesa saber; en un juzgado siempre acaban apareciendo cosas desagradables mientras que en un procedimiento de mutuo acuerdo esas cosas se controlan», explica.