El enoturismo asoma como gran potencial

E.Press
-
El enoturismo asoma como gran potencial - Foto: Rueda Villaverde

Las rutas del vino regionales estarán presentes en la décima edición de Fenavin como parte del potencial castellano-manchego en un negocio que se consolida a pasos agigantados

Castilla-La Mancha ha cogido posiciones en el ámbito del enoturismo durante los últimos 15 años, pocos años menos que los que cumple este año la Feria Nacional del Vino (Fenavin) que va ya por la mayoría de edad y celebra el próximo mes de mayo su décima edición.
Una cita que es vista por parte del sector como una oportunidad para promocionar este tipo de turismo, que está ganando en auge y adeptos en la región y en el país.
El sector vitivinícola «reconoce el enoturismo como negocio» pero «aún queda mucho por hacer aunque estamos en el buen camino», ha explicado la presidenta de Acevin, Rosa Melchor, asociación promotora Club de Producto Turístico Rutas del Vino de España.
Para Melchor es fundamental «no perder esta oportunidad» porque se trata de La Mancha, la mayor productora de vino y posee dos cosas fundamentales «que no sería muy inteligente no utilizar» como son el embajador «por excelencia» que es El Quijote y un «gran patrimonio que mostrar».
Esto, «maridado con vino», está dando como resultado unas rutas «magníficas para poder utilizarlas como desarrollo económico de cada territorio». En términos similares se expresó el comunicador experto en vino y director de Wine Up Consulting, Joaquín Parra, que considera que este fenómeno turístico «aún están en fase embrionaria» en la región ya que aún son bastantes las bodegas que lo ven como un mero complemento al negocio del vino y no como un negocio en sí, para lo cual es necesaria una infraestructura y un equipo humano que permita hacer una buena gestión de esta actividad que irá en ayuda «al recuerdo de la marca».
Una fase, en la que el experto consideró que se está «fallando a nivel general», aunque ha matizado que hay bastantes bodegas en las que sí se está haciendo muy buen trabajo. Joaquín Parra considera que es necesario que cale en las bodegas que Castilla-La Mancha la idea de ser «la mejor región para el enoturismo» por su ubicación geográfica.
Y es que el turismo enológico «ha venido para quedarse» afirmó, por su parte, la presidenta de Acevin. Según Melchor, la evolución de este turismo ha tenido en los últimos quince años una «evolución muy favorable», ha crecido «de manera constante» y es que en este tiempo se ha logrado «consolidar el estilo y la calidad». La recuperación de la certificación de la Ruta del Vino de la Mancha y la creación de otras dos, Valdepeñas y Manchuela, que están a punto de ser una realidad, suponen algunos de los recursos de la región.