Las reclamaciones a la OMIC crecen al nivel más alto

Manuela Lillo
-
Las reclamaciones a la OMIC crecen al nivel más alto - Foto: RUEDA VILLAVERDE

Harúspices continúa demostrando que es uno de los grupos carnavaleros de referencia en Ciudad Real y en Castilla-La Mancha. "Que la magia continúe", se podrá disfrutar esta tarde a partir de las cinco y media en Tomelloso junto con otras peñas locale

Lo vecinos de Ciudad Real recurrieron en mayor medida a la Oficina Municipal de Consumo (OMIC) para tramitar sus reclamaciones, que en 2018, además, se situaron en la cifra más alta del último lustro, con casi un millar de planteadas. Así lo revelan los datos de la Memoria de Consumo facilitada a este diario y relativa al año pasado y que, junto a la de ejercicios anteriores, pone de relieve que la cifra de reclamaciones se situó en 2013 en las 859, mientras que descendieron a 710 en 2014 y desde entonces ha ido creciendo de forma progresiva hasta situarse en las 935 que se tramitaron por la OMIC el año pasado.
De este modo, se constata una mayor necesidad y apuesta de los consumidores por plantear sus reclamaciones ante esta oficina municipal que pone de manifiesto que «la mayoría han sido por un mal servicio prestado o por la mala información. Fundamentalmente en los servicios de suministro de electricidad y en telefonía».  
las más numerosas. De hecho, de entre las reclamaciones atendidas, las más numerosas son las del ámbito de las telecomunicaciones, que acapararon más de la mitad de que quejas, con un total de 503 de las 935 registradas. En este caso, el volumen más alto, con hasta 511, se registró en 2014 y han seguido una tendencia irregular al situarse su pico más bajo en 369 en el año 2016. En mayor medida son por mensajes no solicitados o llamadas de tarificación adicional no realizadas; por el cobro de tarifas distintas a las contratadas; por deudas reclamadas y no reconocidas, por facturación por parte de la compañía habiendo solicitado la baja o portabilidad y realizando el abono a la compañía con la que realmente opera (duplicidad de facturas); por solicitar la baja de la prestación del servicio y no realizarla, así como por el cobro de servicios no contratados o una portabilidad no efectiva.  
Los suministros eléctricos fueron de los sectores que en mayor medida llevaron también a los consumidores a trasladar sus quejas a la OMIC, con un total de 100, lo que supone un ligero incremento con las 82 del ejercicio 2017. En este caso vinieron motivadas por dos causas: facturaciones estimadas y cortes de luz.
En el caso de los viajes causaron la presentación de 78 reclamaciones y, en este caso, destaca el descenso que se ha registrado (en 2017 eran 155) en un sector que en los últimos años ha registrado un auge de las reservas y contrataciones por internet, frente a los servicios tradicionales que ofrecen las agencias de viaje de los municipios. Cancelaciones de viajes, hoteles inferiores a la categoría de los contratados, retrasos de vuelo o incidencias con el equipaje están detrás de la mayoría de las reclamaciones relacionadas con los viajes.
Por su parte, los servicios de reparación de electrodomésticos han encadenadado prácticamente un alza año tras otro y han pasado de las 16 del año 2014, el nivel más bajo, a las 71 de 2018, la cifra más elevada. En este caso por su hacerse cargo algunos establecimientos vendedores y no cumplir con la garantía o por diagnósticos incorrectos que suponen un exceso en la factura.
consultar antes de comprar. No obstante, no todo se traduce en reclamaciones. Los consumidores realmente optan en mayor medida por informarse antes de adquirir determinados productos o servicios. En concreto, en 2018, realizaron hasta 3.296 consultas ante esta oficina municipal, una cifra ligeramente por debajo de las 3.362 del año pasado, y también a la cabeza figuraron las 712 del sector de las telecomunicaciones, las 377 de los suministros energéticos o las 272 relacionadas con los bancos que, no obstante, registran un considerable descenso, del 34,7 por ciento, ya que en el 2017 llegaron a situarse en las 417 consultas.
En este sentido, hay que tener en cuenta que desde la OMIC se suministra información general en materia de consumo respecto a bienes y servicios; se asesora y orienta a los organismos competentes en relación con algunas materias específicas; se reciben las reclamaciones y denuncias formuladas por los consumidores y se media en los conflictos entre consumidores y empresas. Así pues, entre quejas, reclamaciones, denuncias (tan solo una en 2018) y consultas, la OMIC realizó el año pasado 4.289 actuaciones, una cifra prácticamente similar a la de 2017, que se situó en las 4.272.