Incierto futuro para Marcos Jurado

Eduardo Gómez
-

El ciclista de Pedro Muñoz ha cerrado una complicada temporada marcada por las caídas y las lesiones y no sabe dónde correrá en 2020

Marcos Jurado, con el maillot de la selección regional de pista en el reciente Campeonato de España. - Foto: RFEC

Marcos Jurado (2-2-1991. Pedro Muñoz) es un claro ejemplo de lo duro que puede ser llegar al ciclismo profesional y los tremendos sacrificios que hay que hacer para continuar en la élite. El ciclista pedroteño acaba de concluir su segunda campaña en las filas del conjunto portugués Efapel y durante estos días se dedica a la vendimia, labor que no es desconocida para él y que también desempeñó, por ejemplo, el año en que se proclamó campeón de España élite contrarreloj.
Jurado ya no se pondrá un dorsal en ninguna carrera oficial en lo que resta de año 2019, que le deja un sabor agridulce, pues ha estado condicionado por las lesiones y una dura caída que sufrió en el Gran Premio Abimota de Portugal.
Tras debutar en enero en el Tour de Colombia con varias de las figuras más destacadas del pelotón internacional, y rendir a un buen nivel en pruebas como la Vuelta al Alentejo y Castilla y León, todo empezó a torcerse por un herpes que le obligó a parar el mes de mayo, en una fase importante de su calendario.
Una vez recuperado fue incluido por su equipo en el Gran Premio Abimota, una de las pruebas más prestigiosas de Portugal, donde sufrió una dura caída cuando defendía el liderato de un compañero. Tras no entrar en el equipo de la Vuelta a Portugal, su temporada fue llegando a su final sin demasiado protagonismo y ahora su futuro es incierto. El 31 de diciembre concluye su contrato con el Efapel y desconoce aún si renovará o si pueden surgir ofertas interesantes que le permitan regresar a algún conjunto español para continuar con su carrera como profesional.

 

CAÍDA EN EL NACIONAL DE PISTA. Marcos Jurado sufrió un grave accidente durante la prueba de madison del Campeonato de España de Pista celebrado en el velódromo Luis Puig de Valencia el pasado fin de semana. Formando pareja con el argamasillero Vicente García de Mateos, con el que ya había sido bronce en 2017, perdió el control de su bici en un relevo, acabando en el suelo y sufriendo importantes quemaduras y contusiones en un pie, en un brazo y en el pecho que le impidieron continuar. El dúo manchego se encaminaba, como mínimo, a la medalla de plata, pero con esta caída perdió todas sus opciones. «Lo que más me dolió en ese momento no fue la caída», explica con resignación el pedroteño.