Sánchez acusa a Casado de usar a ETA como arma electoral

Ical
-
Sánchez acusa a Casado de usar a ETA como arma electoral

El presidente del Gobierno responde a las recriminaciones del líder del Partido Popular y califica de herramienta de desatasco parlamentario las medidas aprobadas en los 'viernes sociales'

En un encuentro del ciclo formativo ‘Tus candidatos a fondo’, organizado en León por la Agencia Ical, el presidente del Gobierno y candidato a la reelección, Pedro Sánchez, ha defendido los decretos aprobados en los llamados ‘viernes sociales’ como la herramienta para contrarrestar la “obstrucción parlamentaria” de parte de la oposición.

“Los reales decretos los hemos aprobado con el respaldo de distintos partidos políticos”, dijo antes de reclamar a PP y Ciudadanos “que sean un poco solidarios y corresponsables con la herencia que han dejado a este Gobierno”. También recordó que un Real Decreto Ley sigue un camino “absolutamente democrático y muchos de ellos han esperado meses a ser tramitados”. Algunos, matizó, se han pospuesto en más de medio centenar de ocasiones. “La eutanasia ya sería un derecho para determinados casos pero PP y Ciudadanos obstruyeron su tramitación parlamentaria”, reprochó.

En el mismo tono, Sánchez aprovechó para contestar al aspirante del PP y presidente del partido, Pablo Casado, quien dijo que prefería “las manos manchadas de sangre que las manos pintadas de blanco”, y le reprochó que utilice la política como “un instrumento de insulto y mentira” y la reduzca a eso. “El PP utiliza a ETA, que está derrotada, como elemento de confrontación”, señaló antes de subrayar que el PSOE nunca utilizó el terrorismo como arma electoral y recordar que Zapatero impulsó el Pacto de Estado contra el terrorismo. “Algunos circunscriben toda su propuesta a la mentira”, remarcó e incidió en que la unidad es lo que logró acabar con esa lacra social.


Campaña preelectoral

El actual presidente del Gobierno, incidió en que su partido ofrece la estabilidad que necesita España y cuatro años para abordar “muchas transformaciones” frente al planteamiento de “la derecha y sus tres hijas” sobre las que dijo que existe un “riesgo real” de que puedan conformar una mayoría conjunta. “La derecha está a ver quién lidera la oposición en una suerte de primaria” mientras el PSOE, recalcó, "trabaja en pro de la justicia social, la convivencia, la lucha contra la corrupción y la limpieza de la vida pública".

Además, criticó que Ciudadanos haya “confundido la democracia con la dedocracia” y haya apostado por establecer un cordón sanitario que le parece “un profundo error, aunque yo no maco su estrategia”.

A tenor de la situación catalana, tan influyente en el actual panorama político, Sánchez afirmó que “Cataluña debe de hablar con Cataluña y la labor de los partidos estatales es propiciar ese diálogo dentro de la Constitución”, después de comentar que del problema de esa comunidad autónoma es la convivenvia y que las opciones al respecto pasan por “seguir con una confrontación o propiciar un diálogo”, que es a juicio del presidente del Gobierno, lo que propugna el PSOE. Respecto a la aplicación del artículo 155 de la Constitución apuntó que ni lo descartan ni lo proponen, "tiene que ser activado en función del desafío que se tenga enfrente” pero que su partido no plantea "un 155 permanente", como sí hacen desde Partido Popular, Ciudadanos y VOX. “Me parece un error”, añadió.

Respecto a los policías afectados por las acusaciones de espionaje o los casos de financiación irregular en los últimos días, el líder del partido socialista comentó que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado “cumplen con su deber, son honestas y hablamos de un grupo muy reducido y pagarán con todas las consecuencias”. Sin embargo, el candidato a la reelección calificó de "mal llamada policía patriótica" al número reducido de agentes de la segurdidad corruptos utilizados a disposición a beneficio privado, en este caso del PP, tanto para la denominada Operación PISA, referida al líder de Podemos, Pablo Iglesias, como para “obstruir” la investigación sobre el caso Bárcenas.

Por último, respecto a si aceptará o no el cara a cara como formato de debate político, eludió confirmar cuál será su decisión y la dejó en manos el comité electoral como parte de la estrategia de partido.