Mucho en juego en el Nuevo Campo

C. de la Cruz
-
Copete y Alexis (derecha) pugnan por el balón en el duelo de la primera vuelta. - Foto: Tomás Fernández de Moya

Villarrubia y Almagro se miden a partir de las 18.30 horas en un duelo de diferentes objetivos en el regreso de Bermúdez a la que fue su casa durante una campaña y media

El duelo entre Villarrubia y Almagro llega en un momento dulce para los blanquiazules, que la semana pasada batían al Socuéllamos (1-2) y se asentaban en la segunda plaza, pero también para un cuadro encajero que acumula tres partidos sin perder y que cuenta con cuatro puntos de ventaja sobre la zona de descenso. 
Con esta diferencia de prioridades, el duelo adquiere relevancia, y es que ni el Villarrubia tiene asegurada todavía su segunda plaza, con el Villarrobledo a sólo tres puntos, ni los encajeros pueden relajarse en la zona baja de la clasificación. 
Además, el choque tendrá un componente añadido con el regreso del entrenador del Almagro, Javier Bermúdez, a Villarrubia, donde dirigió al equipo durante una temporada y media hasta su marcha en diciembre de 2017. «A mí me da igual jugar allí que en otra parte», subraya Bermúdez. Con todo, el Almagro viaja dispuesto a sumar para seguir haciendo méritos en la pelea por la permanencia. El Villarrubia, que no pierde en casa desde la jornada 20 frente al Quintanar, quiere mostrar su lado más sólido  pensando ya en un play off que tiene cada vez más cerca. Con la batalla por el liderato, a once puntos, demasiado lejana, la prioridad pasa por refrendar el segundo puesto. 
La única baja en las filas encajeras es la de Vílchez, que continuará dos semanas más ausente, mientras que en el Villarrubia están disponibles todos los jugadores. En la primera vuelta vencía el Villarrubia por 0-2.