Los países ricos moderan su tasa de crecimiento al 0,5%

SPC
-

La OCDE constata una ralentización de la expansión mundial en el segundo trimestre de 2019, lastrada por la reducción de siete décimas del PIB en el Reino Unido y de tres en Alemania

Los países ricos moderan su tasa de crecimiento al 0,5%

Los mayor parte de los indicadores que analizan la expansión de la economía mundial ponen de manifiesto un enfriamiento que puede dar lugar en los próximos meses a una nueva recesión. En este sentido, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) manifestó ayer que el crecimiento del PIB se ralentizó en el segundo trimestre al 0,5%, una décima por debajo del ritmo de expansión registrado en los tres primeros meses de 2019, según los datos provisionales publicados por el Club de los países ricos. 
Entre las naciones más importantes de la OCDE, el crecimiento se frenó ostensiblemente entre abril y junio en el Reino Unido, hasta el -0,2% desde el 0,5% del primer trimestre, y en Alemania, donde la actividad cayó un 0,1%, frente al desarrollo del 0,4% de los tres primeros meses, lo que supone siete y tres décimas menos respectivamente. 
Asimismo, el avance del PIB perdió ímpetu en Estados Unidos, hasta el 0,5% desde el 0,8%, así como en Japón, donde bajó al 0,4% desde el 0,7%, mientras que en Francia se ralentizó al 0,2%, frente al 0,3% de los tres primeros meses, y en Italia la economía se estancó en el segundo trimestre tras crecer apenas un 0,1% entre enero y marzo de 2019. 
Por su parte, la OCDE destacó que el indicador se moderó en el segundo trimestre en España al 0,5% desde el 0,7% apuntado en el primer ejercio. 
En comparación con el mismo período de 2018, el crecimiento del PIB de la institución se ralentizó al 1,6% desde el 1,7% del trimestre precedente, mientras que entre las mayores economías de la organización, EEUU registró el mayor ritmo de expansión, con un 2,3%, igual que en España.
 

Confianza. En este sentido, la amenaza de recesión hunde la confianza de los empresarios de Alemania, el motor de la UE, a mínimos de 2012, según Instituto de Investigación Económica de Múnich (Ifo) que asegura que el índice cayó en agosto al nivel más bajo de los últimos siete años, situándose en los 94,3 puntos, desde los 95,8 del mes anterior y acumulando así cinco meses de descensos consecutivos.
«Las empresas volvieron a estar mucho menos satisfechas con su situación comercial actual. El pesimismo con respecto a los próximos meses también aumentó. Cada vez hay más indicios de una recesión en Alemania», declaró Clemens Fuest, presidente del Ifo. 
La valoración de los empresarios germanos de la situación actual ha empeorado en agosto a mínimos desde noviembre de 2014, con una caída del índice correspondiente a 97,3 puntos desde los 99,6 de julio. 
En el caso de las expectativas de futuro, los industriales no se mostraban tan pesimistas desde junio de 2009. El dato correspondiente del Ifo descendió a 91,3 desde los 92,1 puntos del mes pasado. 
El sector manufacturero volvió a registrar un notable empeoramiento en junio, con una caída de -6,1 puntos, su peor valoración desde diciembre de 2009, mientras que en el sector servicios la confianza de la patronal se derrumbó 13 puntos, su nivel más bajo desde mayo de 2010, y en el comercio, se deterioró a mínimos de octubre de 2014, al caer a -2,9 puntos. 
La última lectura del índice Ifo sugiere que «el riesgo de una espiral de sentimiento negativo es mayor que nunca», advirtió Carsten Brzeski, economista jefe de ING Alemania, quien recordó que hace apenas un año estaba cerca de sus máximos en 104,2 puntos. 
«La caída libre de la economía alemana continúa», añadió el analista, para quien el dato del Ifo de ayer «puede describirse con una simple palabra: horrible».