San Agustín: un espacio turístico y cultural accesible

A. Criado
-
San Agustín: un espacio turístico y cultural accesible - Foto: Pablo Lorente

Tras un primer intento fallido por problemas con el registro de la propiedad, Almagro podrá por fin acometer el proyecto de rehabilitación integral de la iglesia de San Agustín y su revitalización como espacio turístico y cultural accesible

Tras un primer intento fallido por problemas con el registro de la propiedad, el Ayuntamiento de Almagro podrá por fin acometer el proyecto de rehabilitación integral de la iglesia de San Agustín y su revitalización como espacio turístico, cultural y expositivo accesible. Lo hará gracias a una subvención concedida por el Gobierno de Castilla-La Mancha en el marco de la convocatoria de Expresiones de Interés para la promoción mejora e incremento de los recursos turísticos. En concreto, el Consistorio almagreño invertirá en la rehabilitación del templo cerca de 509.000 euros, de los que el 80%, 407.000 euros, proceden de fondos europeos Feder y el resto serán aportados desde las arcas municipales. El concejal de Cultura, Pedro Torres, recuerda que el equipo de Gobierno ya presentó un proyecto de restauración al Gobierno de España con el fin de obtener financiación de la partida presupuestaria del 1,5% Cultural, pero se desestimó por no figurar la iglesia en el Registro General del Ayuntamiento de Almagro. Un extremo ya solventado. «Dábamos por hecho que la iglesia de San Agustín, era propiedad municipal, pero no estaba registrada», apostilló el edil. Hay que recordar que en el siglo XIX, tras la desamortización de Mendizábal, los almagreños realizaron una colecta para comprar el templo y evitar que pasara a manos privadas. Torres explica que las obras, debido a los trámites burocráticos y las elecciones municipales, no se podrán licitar hasta otoño y no estarán acabadas hasta «bien entrado el 2020». El proyecto, diseñado por Diego Peris, «un arquitecto acreditado y solvente en este tipo de intervenciones», tiene dos objetivos fundamentales: conservar el edificio en buenas condiciones para el disfrute de generaciones venideras, tomando así el relevo de aquellos almagreños del siglo XIX, y convertirlo en un espacio turístico, cultural y expositivo accesible para todos los públicos. Lo más inmediato es «consolidar las partes más deterioradas» de este Bien de Interés Cultural (BIC), comenzando con las grietas de la cubierta y las humedades de la nave del Evangelio. La iglesia aún conserva ‘cicatrices’ del virulento terremoto de Lisboa de 1755 que sacudió Almagro y que se cobró la vida de dos vecinos. El coro, una de las joyas del antiguo convento de los Agustinos Recoletos que separa la iglesia del camarín, será otro de los puntos objeto de intervención. Se hará accesible, al igual que las galerías superiores, y «ya será visible desde el presbiterio». La iconografía agustina de la pintura mural, que exalta la imagen de la Virgen María, los relieves en escayola y la capilla de San Nicolás de Tolentino, del siglo XVIII, son otros de los atractivos de este histórico inmueble, que albergó la reunión definitiva que sirvió como acta oficial del nacimiento de la región castellano-manchega el día 11 de diciembre de 1978. Desde el punto de vista cultural, Pedro Torres avanza que se habilitará una sala de exposiciones en la antigua sacristía y se adquirirá el equipamiento necesario para acoger eventos como, por ejemplo, pequeñas representaciones teatrales y conciertos de cámara. La iglesia, de estilo barroco (sus obras finalizaron en 1719), ya viene albergando exposiciones temporales y muestras organizadas por el Museo Nacional del Teatro y el Festival Internacional de Teatro Clásico.