El PSOE tumba la moción del PP sobre la carrera profesional

D. R.
-
Un instante de la sesión plenaria. - Foto: D. R.

Los once votos del equipo de Gobierno municipal, que justifica que esta propuesta ya se incluye en la futura RPT, bastaron para rechazar la moción del PP pese a contar con el apoyo del resto de la oposición debido a la ausencia de tres ediles.

El Pleno de la Corporación del Ayuntamiento de Puertollano, reunido esta tarde, tuvo en el apartado de mociones el único jugo de una sesión de carácter ordinario que registró la ausencia de tres concejales: la portavoz del Grupo Municipal Popular María Antonia Berlanga, la edil de Ciudadanos Irina Isabel Alonso y el concejal no adscrito, Joaquín García-Cuevas. Tres faltas, todas ellas comunicadas previamente según expuso el secretario accidental, Ezequiel Aparicio, que resultaron clave para el desarrollo de la moción del PP sobre la implantación de la carrera profesional horizontal.
Los votos de los 11 concejales del equipo de Gobierno municipal bastaron para tumbar una propuesta que, con ciertos reparos, contó con el apoyo de todos los grupos políticos de la oposición. Lo que en condiciones normales habría supuesto su aprobación, pese al rechazo del Ejecutivo local, la ausencia de estos tres concejales propició un empate a 11 que se deshizo en una segunda votación en la que se hizo valer el voto de calidad de la alcaldesa y presidenta del Pleno, Mayte Fernández.
El Gobierno municipal, en palabras de la edil de Hacienda, Administración Interna, Personal y Transparencia, María Lidia Molina, justificó su voto en contra al considerar que se trata de una «moción tardía», puesto que el Pleno ordinario de diciembre del pasado año ya incluía esta medida cuando se aprobó -con los votos a favor de PSOE, IU y Cs y la abstención del PP y el concejal no adscrito- que una consultora externa se encargará de redactar una nueva relación de puestos de trabajo (RPT) del Ayuntamiento. Un acuerdo que también incluía la realización de un análisis de la actual estructura municipal, valoración de puestos de trabajo y bases para la carrera profesional, según Molina.
De forma muy similar se mostró el concejal de Izquierda Unida Alejandro Becerra, que afeó al Grupo Municipal Popular traer una moción «que más bien es un brindis al sol», considerando que la carrera profesional no sólo está incluida en la futura RPT sino que también lo está en la actual. En cualquier caso, su formación votó a favor por tratarse de «una demanda histórica de todos los trabajadores, pero esta moción tiene escaso valor».
Por su parte, el ponente de la moción, el concejal popular Francisco Javier Luna, apeló a la necesidad de introducir mecanismos para que la plantilla municipal mejore tanto a nivel laboral como de salario, lo que redundará en una mejor prestación de los servicios. Asimismo hizo hincapié en que la moción acuerda «valorar» la implantación de la carrera profesional horizontal, lo que considera que sería «un primer paso» de cara a conseguir mejoras para los trabajadores del Consistorio. Y para el edil de Ciudadanos Alejandro Llanos, esta moción es una «declaración de intenciones con ventajas para mejorar la eficiencia de la Administración y que debe contemplarse dentro de la futura RPT y con dotación presupuestaria, cuando sea posible que se intente realizar».


Otros asuntos. Tampoco salió adelante la moción presentada por IU para realizar una auditoría de accesibilidad y un plan plurianual de inversiones y mejoras urbanas sobre esta materia, que pese a contar con el apoyo de Cs fue tumbada por los votos en contra del PSOE y del PP. Ambas formaciones pusieron de manifiesto que en el Ayuntamiento ya existe una auditoría sobre accesibilidad, que es el Plan Integral de Accesibilidad, que vio la luz en 2010 y que se incluye en el borrador del Plan de Ordenación Municipal (POM).
Sí salió adelante, con los votos a favor de PSOE e IU y la abstención de PP y Cs, una moción conjunta de los socialistas y la coalición de izquierdas de apoyo a la iniciativa del movimiento feminista y sindicatos de convocatoria de huelga y paros el 8 de marzo, Día Mundial de la Mujer. Una moción que compromete a los grupos a trabajar por una mayor igualdad de género.