'#SinFiltros', una exposición que busca concienciar

LT
-

La muestra, organizada con motivo del Día del Cooperante junto a la obra de teatro del día 6 'Los 27 contra Siria', se puede visitar en la Casa de Cultura hasta el 13 de septiembre

‘#SinFiltros’, una exposición que busca concienciar

El 8 de septiembre es el Día del Cooperante, efeméride que el Ayuntamiento de Manzanares quiere celebrar con dos actividades: la exposición fotográfica titulada #SinFiltros: Miradas al éxodo que Europa no quiere ver, que fue inaugurada ayer, y con la obra de teatro Los 27 contra Siria, Diacronía de Antígona, que se representará el 6 de septiembre.
El Día del Cooperante es una fecha que reconoce la labor de los más de 1.400 españoles que realizan trabajos en las zonas más desfavorecidas de la tierra y que coincide con la Declaración del Milenio de Naciones Unidas en la que 189 jefes de Estado se comprometieron a cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Aprovechando este día, el Consejo Municipal de Cooperación al Desarrollo busca concienciar a la sociedad manzanareña sobre la importancia de ayudar a los más desfavorecidos a través de #SinFiltros: Miradas al éxodo que Europa no quiere ver, exposición que permanecerá instalada en la Casa de Cultura hasta el 13 de septiembre.
El acto de inauguración tuvo lugar en la mañana del sábado con la asistencia de diferentes representantes del consejo y de la Corporación. «Las personas que vivimos en países desarrollados y en paz debemos ser conscientes de que hay mucha gente en situaciones difíciles», comentó la concejala de Cooperación Internacional Isabel Quintanilla. «Entre todos, aportando nuestro pequeño granito de arena, podemos ayudar a todas esas personas que lo están pasando mal».
Los responsables de #SinFiltros explican que la exposición «es una muestra de cómo una guerra, o mejor dicho, varias, destrozan la vida de personas que hasta hace unos años gozaban de una existencia segura y estable». Las 50 mágenes que componen la exposición han sido realizadas por dieciocho fotoperiodistas y enseñan lo que las cámaras captan en los distintos lugares que atraviesan los refugiados «sin atenuar nada, ni cambiarle la luz. Sin modificar el brillo o ajustar el color». «No hay forma técnica o humana posible de dar calidez a unas imágenes que parecen habernos dejado anestesiados cuando su efecto tendría que ser el contrario: deberían horrorizarnos, conmovernos y empujarnos a mucho más que un ‘like’. Son fotografías que dejan huella».