Asaja pide precios un 30% por encima del año pasado

I. Ballestero
-

El consejero de Agricultura reivindica el valor añadido del vino embotellado bajo marcas de calidad.

Asaja pide precios un 30% por encima del año pasado

El presidente nacional de Asaja, Pedro Barato, aprovechó la celebración de la 35 edición del Día del Viticultor para retrotraerse a la edición anterior, la número 34, cuando en la ventana agraria asomaba una elevada producción de vino y mosto en la vendimia que estaba a punto de generalizarse. Entonces, con las estimaciones apuntando a un récord que no tardó en confirmarse, Barato recordó que el mensaje de industriales y operadores era que «había que bajar los precios por el exceso de producción», y aplicó la matemática: «Por esa regla de tres, este año que tenemos la cosecha más corta, los precios deberían estar un 30 por ciento al menos por encima de los del año pasado», aseguró, para explicar que algunos productores le habían hecho llegar mermas de hasta el 50 por ciento con respecto al año pasado en algunas parcelas y explotaciones.
Barato reconoció el trabajo conjunto con el Ministerio de Agricultura, aprovechando la presencia de Luis Planas en Tomelloso, en materia de trazabilidad y a través de las interprofesionales del vino, el aceite y las frutas y hortalizas, e hilando con los precios lamentó que los del melón, en plena recogida, «no se encuentran donde deberían estar, no es el que debería tener», y llamó a las administraciones, en especial al Gobierno regional, a intensificar los trabajos para ejercer un mayor control sobre la trazabilidad del mismo, «ya que no puede ser que melones que se producen aquí se vendan bajo otra indicación geográfica», lamentó.
El presidente nacional de Asaja también pidió un uso responsable del agua, un recurso finito, «porque es un bien escaso y si bien hay que exigir que sin agua no puede haber dignidad para todos, también debemos hacer un uso responsable del mismo». Por último, Barato dijo que el futuro agrario pasa por establecer pagos por calidad en todos los productos, «porque no vale que vaya todo en el mismo saco porque al final eso supone castigar al bueno y premiar a los no tan buenos». Pedro Barato también reconoció el mérito de alcanzar 35 ediciones del Día del Viticultor y subrayó la entidad de los premiados en la edición de ayer, recordando que en materia de promoción «cada sector tiene que pagar lo suyo». 
 

Consejero. 23,3 millones de hectolitros es el listón en el que se sitúa la media de las diez últimas vendimias en Castilla-La Mancha, y este año, según las previsiones de la Consejería de Agricultura del Gobierno regional, no se alcanzará esa cifra. Así lo aseguró Francisco Martínez Arroyo, responsable del departamento del ramo, en su visita a Tomelloso, donde participó, con el ministro de Agricultura en funciones, Luis Planas, en la celebración del Día el Viticultor de Asaja. Martínez Arroyo reivindicó el papel de los 85.000 viticultores de la región y, a su vez, el papel de Castilla-La Mancha en el mercado nacional y mundial de vino, y deseó que la vendimia se desarrolle «bien», subrayando las previsiones, entre otros, de Asaja Castilla-La Mancha que hablan de que la uva entrará en las bodegas con dos grados más que el año pasado, «lo que habla de una excelente calidad».
Sobre la calidad y la trazabilidad cimentó el consejero su discurso, al recordar la existencia de nueve DO en la región y al asegurar que el vino que se vende bajo esta etiqueta, o bajo las indicaciones geográficas protegidas (IGP), «genera cinco o seis veces más renta que la venta a granel», por lo que, dijo, «sabemos el objetivo y el sector está comprometido para conseguirlo».
Además, el responsable de Agricultura del Gobierno regional reiteró el «compromiso de la Administración» por velar que se cumplan los contratos y la ley de la cadena alimentaria en la venta de la uva por parte de los viticultores a las bodegas particulares, «con contrato, con un precio fijo y pagando a 30 días». 
 


Las más vistas

Provincia

Una fuga de gas deja dos intoxicados en Picón

Los afectados son un varón de 75 años de edad, que se encuentra en estado estable en la UCI del Hospital General de Ciudad Real, y una mujer sin identificar que fue atendida en 'in situ' y de la que se desconoce su estado