Albalá revela nuevas ocupaciones de homo erectus tardío

A. Criado
-

La segunda campaña de excavaciones en el yacimiento de Albalá ha revelado nuevas ocupaciones de homo erectus tardío, homínidos de hace alrededor de 300.000 años que cazaban elefantes y cérvidos de grandes dimensiones con hachas de piedra

Albalá revela nuevas ocupaciones de homo erectus tardío - Foto: Tomás Fernández de Moya

La segunda campaña de excavaciones en el yacimiento arqueológico de Albalá, en el término municipal de Poblete, en la ribera del río Guadiana, ha revelado nuevas ocupaciones de homo erectus tardío, homínidos de hace alrededor de 300.000 años que cazaban elefantes y cérvidos de grandes dimensiones con hachas de mano elaboradas con piedras. La datación numérica exacta, la más aproximada posible, se dará a conocer dentro de unos meses, pero los investigadores avanzan que los restos se asemejan en antigüedad a los hallados en la parte alta de Atapuerca (Burgos). «El descubrimiento de dos nuevas unidades arqueológicas es muy relevante, porque demuestra que la ocupación humana en este territorio no fue puntual, sino que se produjo de forma recurrente»,  afirma Ignacio de la Torre, profesor del Instituto de Arqueología de Londres (en unos meses regresará al CSIC), que hace hincapié en que estas ocupaciones «se suceden en el tiempo, aunque cada una de manera individualizada». Uno de los objetivos de este proyecto es identificar los distintos tipos de herramientas de piedra que usaban los pobladores de esta zona y ver cómo se fue modificando su fabricación a lo largo de los años. Gracias a esta información, los investigadores determinan que los habitantes se circunscriben al periodo cronológico del homo erectus tardío, los predecesores de los neandertales. A la espera de la datación de los restos hallados en Poblete, Alfonso Benito, geólogo del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (Cenieh) y codirector del proyecto, sostiene que son «los más antiguos descubiertos hasta la fecha en la provincia de Ciudad Real». No pierden nunca la esperanza, pero reconocen que encontrar restos humanos, lo que facilitaría aún más el proceso de datación, es una misión casi imposible. Benito explica que este tipo de descubrimientos ya es difícil en cuevas, pero «mucho más al aire libre y, sobre todo, cuando existen en el entorno medios fluviales que alteran y modifican los registros». No obstante, De la Torre apunta que la primera campaña fue «muy productiva». Entre otros ‘tesoros’, los arqueólogos hallaron dientes de elefantes y huesos de animales parecidos a los ciervos actuales, aunque de un tamaño extraordinario. El agua del Guadiana y la vegetación de su ribera invitaban a estos animales a desplazarse allí para beber y alimentarse, y al ‘hombre de Albalá’, en busca de comida que cazar y carroña. Además de las hachas de mano del Paleolítico inferior, tecnología achelense de difícil datación concreta, en esta segunda fase de excavaciones se han descubierto nuevos restos de animales de la familia de los cérvidos y también de pequeños bovinos. «El trabajo se ha desarrollado en unidades arqueológicas diferentes, por lo que no es de extrañar que también cambie el registro de la fauna», apostilla. El proyecto arqueológico en Albalá tiene recorrido en el tiempo y ha suscitado un gran interés a nivel internacional. No en vano, el equipo de 25 personas de esta segunda campaña de excavaciones está formado por investigadores y estudiantes de prácticamente todas las comunidades autónomas de España y otros procedentes de Estados Unidos, China, Australia, México, Sudáfrica y Tanzania. Cuenta con el apoyo económico de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y el respaldo logístico del Ayuntamiento de Poblete. Su alcalde, Luis Alberto Lara, presente en la penúltima jornada de excavaciones, avanza que el Consistorio prevé establecer una línea de subvenciones para impulsar este tipo de iniciativas, que contribuyen a poner de relieve el patrimonio histórico y cultural del territorio. De la Torre agradece este respaldo y se muestra convencido de que es necesario continuar con las excavaciones, ya que nos encontramos con «uno de los pocos yacimientos que hay en la Península Ibérica con material en estratigrafía», es decir, «en su posición original». Y es que además de dotar al Museo Provincial de Ciudad Real de unos materiales muy interesantes, una vez que se limpien, procesen y analicen, puede ser la puerta de entrada a una proyecto a medio plazo para investigar los orígenes de los seres humanos en la provincia de Ciudad Real, máxime tras el hallazgo este verano de nuevas ocupaciones.
 


Más fotos:

Albalá revela nuevas ocupaciones de homo erectus tardío
Albalá revela nuevas ocupaciones de homo erectus tardío - Foto: Tomás Fernández de Moya
Albalá revela nuevas ocupaciones de homo erectus tardío
Albalá revela nuevas ocupaciones de homo erectus tardío - Foto: Tomás Fernández de Moya
Albalá revela nuevas ocupaciones de homo erectus tardío
Albalá revela nuevas ocupaciones de homo erectus tardío - Foto: Tomás Fernández de Moya
Albalá revela nuevas ocupaciones de homo erectus tardío
Albalá revela nuevas ocupaciones de homo erectus tardío - Foto: Tomás Fernández de Moya
Albalá revela nuevas ocupaciones de homo erectus tardío
Albalá revela nuevas ocupaciones de homo erectus tardío - Foto: Tomás Fernández de Moya
Albalá revela nuevas ocupaciones de homo erectus tardío
Albalá revela nuevas ocupaciones de homo erectus tardío - Foto: Tomás Fernández de Moya
Albalá revela nuevas ocupaciones de homo erectus tardío
Albalá revela nuevas ocupaciones de homo erectus tardío - Foto: Tomás Fernández de Moya
Albalá revela nuevas ocupaciones de homo erectus tardío
Albalá revela nuevas ocupaciones de homo erectus tardío - Foto: Tomás Fernández de Moya
Albalá revela nuevas ocupaciones de homo erectus tardío
Albalá revela nuevas ocupaciones de homo erectus tardío - Foto: Tomás Fernández de Moya