Roban en un bar tras arrancar las rejas con un coche

Pilar Muñoz
-

Los ladrones reventaron las tragaperras, causaron daños por valor de cerca de 3.000 euros y huyendo a escape tras quemar las ruedas del vehículo del que se valieron para entrar

Roban en un bar tras arrancar las rejas con un coche - Foto: Rueda Villaverde

Ataron una cuerda a la reja y la «engancharon» a un vehículo para tirar con fuerza y derribar el enrejado. Así consiguieron entrar los ladrones en Casa Manolo, un bar del barrio de Pío XII. Ocurrió sobre las seis de la madrugada de ayer. Los autores del robo actuaron rápidamente para evitar ser descubiertos.
 Una vez que consiguieron acceder al interior el bar, reventaron las máquinas tragaperras y se llevaron la recaudación y lo que encontraban al paso sin detenerse por el temor a que algún vecino pudiera haber llamado a la Policía al oír el ruido y comprobar que se estaba perpetrando un robo. Fueron a lo seguro: la recaudación de las tragaperras.
A pesar del ruido que tuvieron que hacer, los vecinos dijeron no haber visto nada, aunque sí comentaron que habían oído un fuerte ruido, pero no pensaron que se trataba de un robo. Una hora y media después llegaba el dueño del bar dispuesto a abrir sin sospechar lo que se iba a encontrar. Cuando Manolo Manzano se iba a acercando al bar sobre las siete de la mañana intuyó que «algo pasaba» por la actitud y las caras de unos parroquianos ante la puerta. Habían ido a tomar un café y se encontraron con las rejas arrancadas de cuajo y la puerta reventada. Un poco antes de llegar a su altura, Manolo ya adivinó lo que pasaba: habían vuelto a entrar en su establecimiento para robar. «Es la tercera vez», dice indignado en declaraciones a este diario. Hace 14 años que abrió su establecimiento, Casa Manolo, en la calle José de Ribera, la principal del popular barrio de Pío XII.
Roban en un bar tras arrancar las rejas con un cocheRoban en un bar tras arrancar las rejas con un coche - Foto: Rueda Villaverde«La primera vez que entraron y robaron fue a los cinco o seis meses de abrir, la segunda hace dos años y ahora». Explica que los ladrones se han llevado la recaudación de las tragaperras y han causado grandes daños. Entre el botín y los daños se estiman unas pérdidas de más de 3.000 euros. «Ha sido un estropicio tremendo, no voy a poder abrir. Me han arruinado el día desde todos los puntos de vista», asegura a este diario tras indicar que la compañía aseguradora le ha dicho que al ser un robo no se hace cargo de los daños ni de la cantidad sustraída. «No doy crédito, no lo entiendo», afirma sin poder quitar la vista de los destrozos causados en su bar.
Manolo también echa en falta más vigilancia, más presencia policial y «leyes más contundentes» contra esta delincuencia. «En Francia no pasa esto porque saben a qué se exponen».
Las huellas. La Policía Nacional acudió al lugar nada más tener conocimiento del robo para abrir una investigación. Agentes de la Policía Judicial y de la Científica realizaron la inspección ocular, recogieron algunas pruebas, restos de un piloto roto del vehículo y huellas, como las que dejaron las ruedas del coche utilizado para derribar el enrejado. Este tipo de huellas también aporta a la investigación datos importantes para localizar y detener al autor o autores.
Roban en un bar tras arrancar las rejas con un cocheRoban en un bar tras arrancar las rejas con un coche - Foto: Rueda VillaverdeAl cierre de esta edición no había detenidos y la Policía seguía trabajando para dar con los autores. En cuanto al vehículo del que se valieron para perpetrar el robo podría haber sido sustraído.