Puebla ve en la fotovoltaica un nicho de empleo provincial

D. R.
-

El ciudadrealeño, fundador y director de I+D Energías, y el albaceteño Juan José Moreno han sido reelegidos delegados de la Unión Española Fotovoltaica en Castilla-La Mancha

Puebla ve en la fotovoltaica un nicho de empleo provincial


El ciudadrealeño Benito Javier Puebla, fundador y director general de la empresa I+D Energías, ha sido reelegido como representante de la Unión Española Fotovoltaica (Unef) en Castilla-La Mancha, cargo que comparte con el albaceteño Juan José Moreno, a su vez presidente de la Federación de Instaladores Electricistas y de Telecomunicaciones de Castilla-La Mancha (Fitecam). De este modo, ambos actuarán como portavoces de la asociación sectorial de la energía solar fotovoltaica española en la comunidad autónoma, «centralizando las iniciativas de representación institucional a nivel autonómico», tal y como informó ayer la Unef a través de una nota de prensa.
Puebla cuenta con más de 12 años de experiencia en el sector fotovoltaico y energético. Su empresa desarrolla, construye, mantiene y vende proyectos fotovoltaicos en todos los paÍses donde opera. Sus principales mercados son España, Polonia, Hungría y Lituania. Cuenta con oficina local en todos ellos, así como un equipo de más de 120 profesionales.
En declaraciones a este diario, el reelegido representante de la Unión Española Fotovoltaica en Castilla-La Mancha incide en la necesidad de apostar por esta fuente de energía renovable, que ha situado a esta comunidad autónoma en los primeros puestos del ranking nacional en potencia instalada, para generar empleo y riqueza, contribuyendo de este modo a paliar la pérdida poblacional. «Sin lugar a dudas, en estos momentos de crisis, la fotovoltaica en particular y las renovables en general pueden ser un buen nicho de empleo y riqueza. Para ello, hay que contar con Red Eléctrica de España (REE) y las compañías distribuidoras que operan en nuestra región», indica.
En el caso de Ciudad Real, Puebla valora los proyectos ya materializados, así como aquellos que están en desarrollo o que en próximas fechas verán la luz, mostrándose cauteloso respecto a la polémica suscitada por la posible instalación de varias plantas fotovoltaicas en el Valle de Alcudia. A este respecto, indica que «hay que mirar bien las ubicaciones para minimizar el impacto ambiental; siempre apostamos por proteger el medio ambiente».
Entre los principales desafíos para el sector fotovoltaico en la región, cabe destacar la aprobación de una ley autonómica de cambio climático que reconozca el papel central de la tecnología fotovoltaica en la consecución de los objetivos de descarbonización y la eliminación del requisito de la licencia de obras para instalaciones de autoconsumo fotovoltaico sobre cubierta. Este trámite, que constituye la principal barrera administrativa para el sector, sería sustituido por una comunicación previa para reducir  los plazos de la tramitación de estos proyectos.
Su otra gran apuesta pasa por extender las renovables a aquellos puntos de la región a los que aún no han llegado «y generar empleo y riqueza en estas localidades».