Alimentos necesarios

HIlario L. Muñoz
-
Alimentos necesarios - Foto: Pablo Lorente

Cruz Roja y Banco de Alimentos reciben 400.000 kilos de comida del último envío del Fondo Europeo que se repartirán la próxima semana

Los almacenes solidarios de Cruz Roja y del Banco de Alimentos llevan días recibiendo camiones cargados de alimentos solidarios. Se trata de los productos incluidos dentro de la tercera fase, la última, del Programa Operativo de Ayuda Alimentaria y que proceden del Fondo de Ayuda Europea para las Personas Más Desfavorecidas (FEAD). En total la provincia ha recibido 404.291,20 kilos de alimentos en este tercer envío, que se reparte a partes iguales entre las dos entidades, y estas a su vez lo entregan a 83 organizaciones solidarias de la provincia, tanto organizaciones locales de Cruz Roja y del Banco de Alimentos como entidades de todo tipo, repartidas en casi todos los municipios de la provincia. Por último, estos organismos llegan al beneficiario final, a las 13.478 personas, que recibirán esos kilos de alimentos necesarios.
«Hemos recibido 202.142 kilos que en 15 días llegarán a las unidades familiares», recordó la delegada especial de Cruz Roja provincial, Amparo Messía de la Cerda. Ese periodo de espera es tanto para preparar los almacenes de cara a los envíos como para recibir la visita, que también tendrá el Banco de Alimentos, de un encargado del Gobierno para certificar la entrega de alimentos y la cuantía. Se trata de un formalismo pero que muestra el protocolo que existe tras estas entregas de comida solidaria. «Todos los alimentos son no perecederos e incluyen aceite de oliva, alubia, arroz blanco, cacao soluble, cereales infantiles, conservas de atún, fruta en almíbar, galletas, judías verdes, leche de continuación en polvo, leche entera, macarrones, tarritos infantiles y tomate frito», explicó Messía de la Cerda.
La delegada especial de Cruz Roja recordó que los beneficiarios son «familias que derivan los servicios sociales» y, por lo tanto personas que se encuentra en una situación de vulnerabilidad social. «Se hacen perfiles de la unidad familiar son personas con menores o mayores» y cuya situación económica depende. «No solo conlleva la entrega de alimentos sino un acompañamiento a las familias» recordó la delegada especial, en referencia al apoyo que se ofrece a las personas que acuden a por los alimentos procedentes del FEAD.
Por su parte, el presidente del Banco de Alimentos, Segundo Alcázar, apuntó que en sus almacenes cuenta no solo con los alimentos solidarios procedentes de Europa sino también con la comida que la solidaridad ciudadrealeña ofrece en campañas como la Gran Recogida. «Había unos 70 ó 75.000 kilos que se suman a los 202.000 kilos de Europa por lo que ahora mismo hemos tenido que alquilar otro almacén porque tenemos 300.000 kilos», dijo el presidente. «Vamos a empezar a entregarlos el lunes de la semana que viene», avanzó el presidente de la entidad, quien recordó que ya están sacando las actas de distribución y que es necesaria la aportación de los voluntarios para la logística de estos próximos envíos. Alcázar dijo que esta comida solidaria se vacía en semanas e hizo un llamamiento a la población a participar en otra Gran Recogida, en esta ocasión de la mano de Carrefour, y que se hará la primera semana de marzo. «En ella Carrefour nos dobla la cuantía que recojamos y la haremos en Alcázar de San Juan, Puertollano, Ciudad Real y Manzanares», apuntó.
Hay que tener en cuenta que ninguna ONG volverá a tener tantos alimentos en sus almacenes hasta finales de junio, con la primera fase del programa en 2019. Las ayudas del FEAD llegan en tres fases: junio, septiembre y febrero, y con los 400 toneladas que ahora han recibido ambas entidades se alcanza las 1.100 en todo el proyecto 2018. El valor total de los alimentos entregados es de 946.298,92 euros, a 40.152 personas, por lo que una cifra aproximada de este reparto implica que cada beneficiario ha recibido 27,6 kilos de alimentos. Se trata de una ayuda global que se reparte en función del núcleo familiar, si hay menores en época lactante o de alimentos preparados, se unen potitos o leche en polvo, también en caso de que haya menores se suele sumar el desayuno, leche y galletas, a los alimentos no perecederos.
Por otra parte, el presidente del Banco de Alimentos recordó que, en su caso, hay dos tipos de ayudas, las del FEAD que necesitan ese informe de los servicios sociales y el resto de alimentos entregados, que el banco dona a entidades sociales y religiosas, que, en algunos casos, no solicitan esa documentación.