Más de 140.000 euros para renovar la luz del hospital

A. Criado
-

La Gerencia estima que con el cambio de los puntos de iluminación fluorescente y halógena por led se reducirá en un 40% las emisiones de dióxido de carbono

Más de 140.000 euros para renovar la luz del hospital - Foto: Rueda Villaverde

La Gerencia del Área Integrada de Manzanares, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), invertirá más de 140.000 euros en la renovación de la iluminación existente en el área quirúrgica y el exterior del Hospital Virgen de Altagracia por tecnología led. Con esta medida se pasaría de una potencia media instalada de 12,5 a 7,59 vatios por metro cuadrado (W/m2) y ayudaría a reducir en un 40% las emisiones de dióxido de carbono.
El interés de la Gerencia de Atención Integrada de Manzanares, concienciada con el medio ambiente y la mejora de la eficiencia energética en los edificios de su competencia, especialmente en el hospital, dada su antigüedad, le han llevado a solicitar diversas actuaciones a lo largo de los últimos años en esta materia, como la instalación de placas solares para la producción de agua caliente sanitaria, la sustitución de las calderas de gas y de ventanas en diversas zonas y también el cambio de la impermeabilización y aislamiento de la cubierta del ‘Virgen de Altagracia’. Todas estas actuaciones fueron cofinanciadas en un 80% por el fondo europeo de desarrollo regional en el marco del programa operativo Feder 2014-2020 de Castilla La Mancha.
En este contexto, a finales de 2017, la Gerencia realizó un estudio de eficiencia energética del hospital y se emitió el correspondiente certificado en el que se asignaba una etiqueta con la categoría E y un ratio de consumo anual de 144,00 kgCO2/m2. En dicho estudio aparecían los indicadores parciales correspondientes a la iluminación, indicando una emisión estimada de 19,00 kgCO2/m2 al año.
Entre las medidas de mejora propuestas se incluyó la sustitución de los equipos de iluminación existente, recomendando el cambio de los puntos de iluminación de tipo fluorescente y halógena por otros de tipo led. Con esta actuación se pasaría de una potencia media instalada de 12,5 a 7,59 W/m2, lo que representaría una reducción del 40% en las emisiones de dióxido de carbono, situándolas en 11,50 kgCO2/m2 al año.
Aunque la reducción del consumo eléctrico (aproximadamente del 50% para lámparas de tipo fluorescente) es una de las mayores ventajas, la iluminación del tipo LED presenta otras como la duración o vida de las lámparas y su posibilidad de regular en potencia lumínica, pudiendo dotar a cada estancia de la intensidad que requiera en cada momento.
Durante el año 2018 se realizaron dos actuaciones encaminadas a la sustitución paulatina del actual sistema de iluminación por la tecnología led. En concreto, la Gerencia llevó a cabo la sustitución de luminarias en las zonas con mayor potencia instalada y mayor horario de funcionamiento (Urgencias, laboratorios, pasillos...). En una tercera fase, también el pasado ejercicio, se procedió a la integración del sistema de iluminación en el sistema de control y gestión Dalisys, instalando sistemas de regulación en intensidad lumínica mediante detectores tanto de presencia como de intensidad lumínica, lo que permite el apagado automático en los momentos que no hay presencia de personas o el aporte de luz exterior es suficiente.