May insiste en que el Brexit se celebrará en su fecha

SPC
-

La conservadora reitera que el divorcio se producirá el 29 de marzo a pesar de las presiones de los diputados, que no descartan prorrogar la fecha o incluso forzar una salida sin consenso

May insiste en que el Brexit se celebrará en su fecha - Foto: REUTERS TV

 

El reloj sigue corriendo y al Reino Unido, que continúa sin tener cerrado cómo llevará a cabo el Brexit o si tan siquiera podrá cumplir con los plazos previstos, se le echa el tiempo encima. La presión es cada vez mayor sobre la primera ministra británica, Theresa May, quien, no obstante, se mostró ayer determinada a mantener la fecha fijada para la salida, el próximo 29 de marzo, y a hacerlo con un acuerdo con la UE, a pesar de la aparente falta de avances en sus negociaciones con las autoridades comunitarias.
Un día después de pedir «un poco de tiempo» a los diputados para proseguir con las conversaciones con Bruselas, la premier insistió en que en sus planes no está retrasar el divorcio, a pesar de que el Parlamento le esté poniendo contra las cuerdas.
«Activamos el Artículo 50 del Tratado de Lisboa. Eso tiene un período de negociación de dos años que termina el 29 de marzo», insistió la jefa del Ejecutivo, que continúa los contactos con el bloque para salvar el pacto que firmó el pasado noviembre y que ahora pretende reescribir para conseguir el respaldo de la Cámara de los Comunes.
La fecha parece clara y las perspectivas de un pacto aumentaron después de que el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, afirmase que Dublín se prepara ante un posible Brexit sin acuerdo, pero señalase que confía en que Londres y Bruselas logren finalmente una salida ordenada. «Tal y como están las cosas ahora mismo, el Reino Unido abandonará la UE el 29 de marzo, con o sin acuerdo. Yo creo que lograremos un acuerdo», subrayó.
Sin embargo, en el Parlamento de Westminster no lo tienen tan seguro. De hecho, fuentes del gobernante Partido Conservador apuntaron que May recibió el pasado martes la advertencia de que la Cámara aprobará una prórroga de la fecha de salida en caso de que no se apruebe un acuerdo con el bloque en el plazo de 30 días.
Según esas mismas fuentes, hasta una veintena de ministros podrían amenazar con dimitir en caso de que los Comunes no puedan pronunciarse sobre la posibilidad de una ruptura sin consenso con Bruselas, lo que pondría aún más cuesta arriba cualquier decisión que tome la mandataria.
Además, la prensa reveló que el funcionario británico que negocia con la UE, Olly Robbins, comentó que a los diputados se les dará poco antes del 29 de marzo la opción entre el pacto existente o un retraso del Brexit.
Esta posibilidad no es descartable, más teniendo en cuenta que la conservadora presentará hoy en los Comunes una moción en principio «neutra» que podrá ser enmendada y volverá a presentar otra iniciativa similar el 26 de febrero si para entonces el Gobierno no ha podido concretar un acuerdo con el bloque europeo.
El texto de la moción aún no ha sido divulgado pero ha provocado ya el malestar de los euroescépticos conservadores ante la posibilidad de que plantee impedir la salida sin acuerdo.