Desmantelada un red criminal con conexiones internacionales

A. Criado
-

La Guardia Civil ha detenido a 22 personas de una organización criminal con conexiones en Francia y Marruecos, esclareciendo más de 100 hechos delictivos cometidos en las provincias de Ciudad Real, Toledo y Cuenca

La Guardia Civil de Ciudad Real ha detenido a 22 personas e investigado a otras cuatro en el marco de una operación en la que se ha desmantelado una organización criminal con conexiones en Francia y Marruecos y se han esclarecido más de un centenar de hechos delictivos cometidos en las provincias de Ciudad Real, Toledo y Cuenca. La red estaba formada por tres células perfectamente estructuradas e integradas por ciudadanos españoles, rumanos y magrebíes. La subdelegada del Gobierno en la provincia, María Ángeles Herreros, y el coronel jefe de la Comandancia de Ciudad Real, Humberto Urruchi, ofrecieron este jueves todos los detalles de la operación ‘Andyman’, la mayor de delitos contra el patrimonio en lo que llevamos de año en Castilla-La Mancha y que se inició el 31 de diciembre de 2018 tras la detención de dos personas por robos en la zona de Manzanares. A raíz de las primeras investigaciones, los agentes concluyeron que se trataba de una organización criminal estructurada en tres células. La primera, asentada en la provincia de Ciudad Real y compuesta por ciudadanos españoles y rumanos, se dedicaba al robo de naves industriales y explotaciones agropecuarias. Algunos de sus miembros también se dedicaban al tráfico de drogas y otro de sus cometidos era la sustracción de vehículos, que ponían a la venta en portales de internet o los utilizaban en la comisión de delitos, una vez que troquelaban el número de bastidor y falsificaban la documentación. La segunda célula, radicada en la provincia de Toledo y compuesta por ciudadanos españoles, tenía como misión el robo en naves, explotaciones agropecuarias y viviendas. Los objetos de mayor envergadura los trasladaban a Ciudad Real para guardarlos en naves propiedad de los cabecillas de la primera célula; el tercer y último grupo, compuestos por magrebíes que residían en Madrid, se encargaba de receptar los objetos robados por el resto de los miembros de la organización. El material sustraído era introducido en Marruecos para su posterior venta en el mercado negro a través de los puertos de Motril y Almería, utilizando para ello furgones de gran capacidad de carga.

Además de la detención de 22 personas, los agentes de la Guardia Civil realizaron 16 registros domiciliarios en los que intervinieron 350 gramos de cocaína de gran pureza, 1.000 gramos de cogollos de marihuana, básculas de precisión y útiles para la dosificación y envasado de sustancias, seis vehículos de alta gama y dos camiones, 10.000 euros en efectivo, seis generadores eléctricos, dos caravanas, tres bombas de agua, un gato hidráulico profesional y una pistola de fogueo, entre otros muchos enseres cuyo valor ronda el millón de euros. También recuperaron cuatro perros de raza galgo. A los detenidos se les imputan los delitos contra la salud pública, pertenencia a organización criminal, falsificación de documento público, blanqueo de capitales, estafa, delito contra la seguridad vial, receptación y otras conductas afines, atentado contra agente de la autoridad y usurpación de estado civil. La diligencias junto con los arrestados (algunos en prisión provisional) fueron puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Manzanares. Herreros destacó la importancia que tiene la colaboración ciudadana a la hora de esclarecer este tipo de delitos e informó de que muchos de los propietarios de naves y explotaciones han podido recuperar los objetos sustraídos.

Más fotos:

Desmantelada un red criminal con conexiones internacionales
Desmantelada un red criminal con conexiones internacionales - Foto: Pablo Lorente
Desmantelada un red criminal con conexiones internacionales
Desmantelada un red criminal con conexiones internacionales - Foto: Pablo Lorente