Una purga en toda regla... o retiro

JAVIER M. FAYA (SPC)
-

Pablo Casado condenó al ostracismo a los 'sorayistas', que dejaron la vida política, y no promocionó a los afines a Cospedal

Una purga en toda regla... o retiro - Foto: Chema Moya

Si alguien le hubiese dicho a Casado hace exactamente un año que iba a tener un equipo cien por cien suyo, sin interferencias ni cesiones de ningún tipo, no se lo hubiera creído. Pero lo cierto es que tuvo una suerte increíble... Por un lado, la marginación a la que quería someter a su gran rival en las primarias y una de las personas que más sombra le podía hacer como líder del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, se tradujo en su abandono. Por otro, la tormentosa salida por las escuchas de Villarejo de María Dolores de Cospedal, a la que le debe llevar el cetro de Génova, le hizo liberarse de deudas, compromisos y ataduras.  
Así, políticos de contrastada valía que formaban parte del núcleo duro que acompañó a la exvicepresidenta en las últimas primarias del PP fueron laminados por el equipo de Casado. El último que quedaba vivo, José Luis Ayllón, que llegó a estar al frente del Gabinete de Rajoy, se marchó el pasado 26 de marzo al ver que el palentino no le ofrecía ningún puesto en los comicios del 28 de abril ni en los del 26 de mayo. Era muy querido dentro del partido por ser un hombre dialogante, de consenso. 
Antes que él se fueron, entre otros, a sus casas la exministra y exvicepresidenta del Congreso Celia Villalobos, los hermanos Nadal (Álvaro -el exministro de Industria- y Alberto -secretario de Estado de Presupuestos-), José María Lasalle -secretario de Estado de Cultura-, el exministro de Justicia Rafael Catalá... y la exministra de Trabajo Fátima Báñez. 
Una purga en toda regla... o retiroUna purga en toda regla... o retiroEl caso de la extremeña fue especialmente sangrante, pues su jefe le dijo que no iba a liderar la candidatura de los populares en Huelva y sí Juan José Cortés, que siempre fue visto con recelo por gran parte del partido. La ya exdirigente anunció entonces que dejaba la política y Casado explicó que por eso había sido sustituida. Aun así, la exministra dio ejemplo de amor al partido y estuvo arropándolo durante toda la campaña electoral en diferentes actos públicos. Pero, eso sí, lo que pasó aumentó aún más las fisuras en el seno de la formación. 
También se produjeron dulces retiros para dos dirigentes de la cuerda de Cospedal:la exministra de Sanidad Dolors Montserrat y el exministro del Interior Juan Ignacio Zoido. Ambos están en Bruselas. En el caso de la catalana, Cospedal la impuso como portavoz del grupo en el Congreso y varias polémicas intervenciones la condenaron. La pena fue liderar la candidatura del partido en los comicios europeos en detrimento de otro sorayista, Esteban González Pons, con mucho más bagaje que su compañera.  
El caso de Zoido es singular. En menos de un mes vio cómo se desmoronaba su sueño de volver a dirigir el partido en Andalucía -daba por hecho que Juanma Moreno iba a presentar su dimisión el 2 de diciembre, pues las perspectivas eran negras- y ser candidato a la Junta en tres o cuatro años, a verse rumbo a la capital belga. La sorpresa mayúscula que ocurrió ese día hizo que Casado le buscara una salida airosa, ya que no quería contar con él como diputado, y no tenía el favor de Cospedal, caída en desgracia. Así, en medio de una fuerte polémica -no se manejaba demasiado bien con el inglés- fue colocado en las listas europeas en el cuarto puesto tras abandonar la nave el sorayista expresidente madrileño Ángel Garrido, que se fugó a Ciudadanos.


Más fotos:

Una purga en toda regla... o retiro
Una purga en toda regla... o retiro
Una purga en toda regla... o retiro
Una purga en toda regla... o retiro - Foto: Javier Lizón
Una purga en toda regla... o retiro
Una purga en toda regla... o retiro
Una purga en toda regla... o retiro
Una purga en toda regla... o retiro