Ciudad Real, la provincia con más marcas de vino protegidas

D.M.
-

La protección de Bruselas de la DOP Pago del Vicario, más la de Vallegarcía hace unas semanas, hacen de la provincia con ocho figuras de calidad en vinos

Ciudad Real, la provincia con más marcas de vino protegidas - Foto: Tomás Fernández de Moya

La provincia de Ciudad Real siempre ha estado considerada dentro del sector del vino más por su cantidad -con grandes volúmenes de graneles aún hoy presentes e importantes en la economía de decenas de cooperativas y agricultores- que por su calidad pero desde hace décadas son más reconocidos los  productos de calidad y, por ello, se celebran dos importantes ferias, Fenavin, y la World Bulk Wine Exhibition. Ayer la Comisión Europea otorgaba un nuevo reconocimiento a esa calidad con la publicación de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Pago del Vicario, ubicada en las Casas, Ciudad Real, y unas semanas antes a la bodega de Vallegarcía, en Retuerta del Bullaque.
Con esta nueva publicación, son ya ocho las marcas diferenciadas en Ciudad Real: Las Denominación de Origen La Mancha y Valdepeñas, los cinco Pagos (Casa del Blanco, Dehesa del Carrizal, Pago Florentino, Pago del Vicario y Vallegarcía) y la IGP Vinos de la Tierra de Castilla. Comparte con Zaragoza este singular título que alberga en zona hasta varias denominaciones (Calatayud, Campo de Borja, Cariñena), un pago (Aylés) y varias IGP (Bajo Aragón, Ribera del Gállego-Cinco Villas, Ribera del Jiloca y Valdejalón).  Después le sigue de cerca  Tarragona, con siete (DO Cataluña, Conca de Barberà, Montsant, Pla de Bages, Tarragona, Terra Alta y la DOca Priorat),  Tenerife con seis, Almería, con cinco IPG en su territorio, Valladolid, con cuatro, entre las que más.
pago del vicario. La última incorporación la dio a conocer La Comisión Europea que aprobó este martes la protección a nivel comunitario de la Denominación de Origen «El Vicario» para los vinos producidos en el Pago del Vicario. En su publicación en el boletín oficial de la UE dice que «El Vicario» es una apelación que incluye variedades de vino blanco, rosado y rojo producidas a partir de viñedos situados en las proximidades del río Guadiana.
«La proximidad del río asegura a la zona de producción un clima más suave, lo que da lugar a vinos equilibrados y frescos», indicó la Comisión Europea en un comunicado.
Esta denominación, que hoy se publica en el Diario Oficial de la UE, es la número 137 de vinos españoles protegidos, y se suma a los más de 1.840 vinos y bebidas espirituosas que disfrutan de protección en la UE.
La protección para esta denominación de origen abarca una extensión de 130,98 hectáreas donde se producen variedades de vid de uva blanca, chardonnay y sauvignon blanc y de uva tinta tempranillo, garnacha tinta, graciano, syrah, cabernet sauvignon, merlot, petit verdot.
El viñedo y la bodega se encuentran localizados en el término municipal de Ciudad Real, a 9 kilómetros de la capital, a 638 metros sobre el nivel del mar, junto al río Guadiana y en las primeras estribaciones de los Montes de Toledo, próximo aguas abajo del Embalse del Vicario.
¿Por qué ahora de repente se aprueban estas figuras de calidad? La Unión Europea congeló hace años la tramitación de estos sellos  lo que provocó desavenencias y críticas por parte del sector productor. Justo en ese momento, tanto a Pago del Vicario como a Vallegarcía -que ya tenían esa figura a nivel nacinal desde hace años atrás- les cogió el cambio normativo y no podían incorporar en sus productos esta protección a nivel internacional hasta ahora.
Los pagos son Denominaciones de Origen Protegidas pero con unas características propias de bodega y viñedo que las hacen únicas por su singularidad por el terreno y ubicación.