El excura acusado de abusos alega indefensión

Pilar Muñoz
-

El abogado del sacerdote apartado de la Iglesia por abusos sexuales a nueve menores en el Seminario de Ciudad Real pide la nulidad del juicio alegando indefensión porque no se le facilitó el vídeo con la declaración de los menores

El exsacerdote acusado (dcha.) con su abogado tras abandonar la Audiencia Provincial de Ciudad Real - Foto: Tomás Fernández de Moya

La Audiencia Provincial de Ciudad Real se ha visto obligada a suspender el juicio contra un excura por un presunto delito de abuso sexual a nueve menores que cursaban sus estudios de Educación Secundaria Obligatoria en el Seminario de Ciudad Real entre 2013 y 2015. La vista oral se ha iniciado esta mañana con las cuestiones previas y se ha suspendido hora y media después al pedir la nulidad de las actuaciones el abogado Francisco Maroto Granados, que defiende a Pedro Jiménez, el entonces sacerdote y educador de los menores, que ha sido apartado de la Iglesia tras la resolución dictada por el Tribunal Eclesiástico.
El letrado de la defensa ha pedido la nulidad del juicio alegando indefensión porque en la fase de instrucción, cuando se tomó declaración a los menores en presencia de todas las partes personadas (acusaciones y defensa, el propio Maroto), se entregó copia de la transcripción de las declaraciones en papel, pero no el documento audivisual, el vídeo con los testimonios de los menores de entre 11 y 14 años. Por ello, la defensa ha alegado indefensión y el Tribunal se ha visto forzado a suspender el juicio y en aras de garantizar el Derecho de Defensa ha decretado la nulidad parcial retrotrayendo las actuaciones al momento previo a la presentación del escrito de defensa dando un plazo al abogado del exsacerdote y facilitándole la documentación  audivisual con el fin de que pueda presentar un nuevo escrito de defensa.

Es decir, por un defecto de forma se aplaza el juicio 'sine die' contra el ahora seglar acusado de abusar sexualmente de nueve menores que cursaban estudios en el Seminario de Ciudad Real. El encausado se enfrenta a una condena de 40 años de cárcel y su abogado sigue 'peleando' por su defensa, ahondando en la instrucción, en el sumario en busca de cualquier hecho que pueda beneficiar a su cliente, demostrar su inocencia o atenuar la pena en el caso de que sea condenado.

El Tribunal de la Sección Primera, presidido por la magistrada que dirige La Audiencia Provincial, María Jesús Alarcón,  ha informado verbalmente, pero tendrá que exponerlo por escrito en un auto donde se fijará el plazo dado a la defensa para que presente escrito de nuevo.
Es un defecto de forma, es una cuestión de tipo formal, no de nulidad del procedimiento, han recalcado desde el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.

El abogado que defiende al acusadoEl abogado que defiende al acusado - Foto: Tomás Fernández de Moya

Así las cosas se ha decretado la nulidad parcial a efectos "únicamente" del escrito de defensa, es decir retrotraerse al momento en el que el abogado del encausado  presentó dicho escrito. 

 El letrado Rodrigo García, que ejerce la acusación particular en representación de las familias de tres menores, no se ha opuesto habida cuenta de que en España el derecho a la legítima defensa prevalece por encima de cualquier otra circunstancia. García ha explicado a la prensa que la defensa ha presentado una serie de cuestiones procesales que, según su criterio, afectaban a la legítima defensa y una de ellas ha prosperado. El abogado Rodrigo García considera que un juicio es justo cuando la defensa se ha podido valer de las herramientas que el Estado de Derecho le otorga. 
"La Audiencia ha considerado que había que facilitarle una prueba, darle deteminados datos y esta parte no tiene nada que decir, más allá de la incomodidad que supone tener que volver a señalar otra vez el juicio y el hecho de que los perjudicados tengan que volver a comparecer y no puedan cerrar este lamentable capítulo de sus vida y empezar a olvidar", 
El abogado Rodrigo García no va a presentar recurso alguno al entender que tiene que prevalecer la legítima defensa para que haya una sentencia justa.

 

El abogado Rodrigo García, que ejerce la acusación particular en representación de las familias de tres de las víctimasEl abogado Rodrigo García, que ejerce la acusación particular en representación de las familias de tres de las víctimas - Foto: Tomás Fernández de Moya

El juicio se va a celebrar a puerta cerrada y por primera vez los periodistas no tienen acceso a la primera planta donde está la sala de vistas.
El exsacerdote, según las acusaciones, habría aprovechado su puesto como formador de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) en el Seminario de Ciudad Real para presuntamente abusar de los adolescentes.
Fue ordenado diácono en 2009,  en 2012 asumió la formación de los estudiantes de ESO en el Seminario y a primeros de 2019 fue expulsado de la Iglesia, secularizado por mandato del Papa Francisco.