Renfe cancela 170 trenes en la "operación retorno"

Europa Press
-

Una nueva jornada de paros parciales convocados por el sindicato CGT que obligan a la operadora a cancelar la circulación de los ferrocarriles

Renfe cancela 170 trenes en la "operación retorno" - Foto: Alejandro García

Renfe afronta mañana, 1 de septiembre, una nueva jornada de paros parciales convocados por el sindicato CGT que obligan a la operadora a cancelar la circulación de unos 170 trenes coincidiendo con el fin de semana de la 'operación retorno' de las vacaciones. 
Del total de trenes que se anulan este domingo, 58 son de AVE y Larga Distancia y los 114 restantes, de Media Distancia (regionales). 
Se trata de las circulaciones que no están incluidas en los servicios mínimos decretados por el Ministerio de Fomento para garantizar la movilidad de los viajeros ante la convocatoria de paro. 
Estos servicios esenciales aseguran el 78 por ciento de los AVE y Larga Distancia que Renfe programa diariamente, el 65 por ciento de los regionales y entre el 50 por ciento y el 75 por ciento de los de Cercanías. 
Renfe procurará recolocar a los viajeros que tengan billete de los trenes cancelados en otras circulaciones, siempre que sea posible. También ofrece la posibilidad de cambiar la fecha de viaje o devolver el billete. 
Con su convocatoria, CGT, sindicato minoritario en la operadora, llama a los trabajadores de esta compañía a parar cuatro horas en dos ocasiones, entre las 12.00 y las 16.00 horas, y entre las 20,00 y las 0,00 horas.

 

Suceden a los del viernes 

Se trata de la última jornada de paros de las cuatro que CGT convocó en Renfe para este verano, que sucede a las que ya se llevaron a cabo los pasados 30 de julio y 1 de agosto, y este viernes 30 de agosto. 
Ello ha supuestos que sólo en este fin de semana de retorno de vacaciones Renfe haya tenido que cancelar un total 360 trenes, 118 de ellos de AVE y Larga Distancia. 
Con esta convocatoria, CGT reclama un aumento de la plantilla de Renfe y, además, que la compañía aplique de forma acumulada la reducción de la jornada laboral semanal a 37,5 horas, de forma que se sumen días libres a la plantilla en vez disminuir en 17 minutos su tiempo de trabajo de cada día.