Ocho años de cárcel por abusar de una menor

Pilar Muñoz
-

La Audiencia considera probado que un hombre de 31 años abusó sexualmente de una menor de 12. El abogado que ha ejercido la defensa por el Turno de Oficio tiene intención de recurrir acogiéndose al informe pericial de la Unidad Infanto-juvenil

El juicio se celebró en la Audiencia Provincial a puerta cerrada al ser la víctima menor - Foto: Rueda Villaverde

La Audiencia Provincial de Ciudad Real ha condenado a ocho años de cárcel a un hombre juzgado por abusar sexualmente de una menor de 12 años. La fiscal y la letrada de la acusación particular pedían una condena de 10 años al considerar probado que el encausado, de iniciales A. C.P., de 31 años, abuso de la menor y la penetró sin su consentimiento, pese a su negativa. "No hubo violencia ni intimidación, pero fue sin consentimiento de la menor", remarca en declaraciones a este diario la letrada Carmen Delgado que ha ejercido la acusación particular en nombre de la Junta de Comunidades que tiene la tutela de la menor. Los hechos ocurrieron hace cinco años en Manzanares.
La fiscal sostuvo que la menor dada su escasa edad, 12 años, "no estaba preparada evolutivamente para tener una relación sexual completa, teniendo conocimientos básicos de la sexualidad, por lo que no adoptó una postura asertiva ante la situación ocurrida, estando su primer consentimiento (luego revocado) totalmente viciado". Por ello, solicitaron una condena de 10 años.
La Audiencia Provincial le ha sentenciado a ocho años como autor de un delito de abuso sexual con penetración. El procesado negó los hechos, incluso conocer a la víctima y a su hermana también menor. 

El abogado José María Arroyo Villarrubia ha defendido por el Turno de Oficio al encausado y, según ha podido saber La Tribuna, tiene intención de recurrir en casación, ante el Tribunal Supremo, al sostener que el informe pericial de valoración infanto-juvenil descarta la penetración. 

El caso le llegó el 8 de agosto y en menos de un mes se empleó a fondo en la defensa, un buen trabajo reconocido incluso por otras partes intervinientes en el proceso judicial. Pero se trata de un caso muy difícil y complejo al tratarse de un presunto delito de abuso sexual de un adulto (31 años) a un menor (12). 
En la actualidad la víctima tiene 17 años, cursa el Bachillerato y es muy aplicada en sus estudios.
La abogada Carmen Delgado considera que en este caso ha sido éxito la protección, la tutela y la labor de los servicios sociales.