Cae el tráfico de camiones entre la capital y Puertollano

R. Ch
-
Autovía A-41. - Foto: Pablo Lorente]; Pablo Lorente

La «vergonzosa inversión en infraestructuras», según la patronal, provoca la falta de continuidad hacia Andalucía o Extremadura de los 37 kilómetros de autovía que unen a las dos principales ciudades de la provincia que se alejan del momento de recup

El Ministerio de Fomento oficializó la pasada semana las cifras de tráfico obtenidas en las estaciones de aforo de las carreteras del Estado que, en el caso de la provincia de Ciudad Real, volvieron a marcar cifras negativas en lo que se refiere al tráfico de vehículos pesados por la autovía que une las dos principales ciudades de la provincia: la capital y Puertollano. A la espera de que el viaje a Puertollano deje de ser el fondo de saco que es en la actualidad, sin posibilidad de continuar el desplazamiento por autovía ni hacia Extremadura ni hacia Andalucía, esta autovía de 37 kilómetros que cumple sus primeros 11 años de vida, anotó descensos en sus cifras de camiones tanto en los puntos de control de tráfico de la estación permanente, la que mide, en Puertollano, el paso de coches y camiones todos los días del año; y en la semipermanente, que registra, a la altura del aeropuerto, el tránsito de vehículos de forma puntual varios días a la semana.
La pérdida de tráfico en comparación con los últimos años es más alarmante en el control cercano a la infraestructura aeroportuaria, donde, a la espera de su reapertura, han ‘desaparecido’, en un año, más de 300 camiones de las cifras de Tráfico. La intensidad media de vehículos pesados en ese punto de la A-41 ha pasado de rozar los 900 vehículos pesados al día a contabilizarse menos de 600.
Las cifras que da el control situado en las proximidades de Puertollano también marcan caídas del tráfico pesado, pero inferiores. De hecho, el tránsito de turismo consigue crecer, el 1,8 por ciento y el de camiones retrocede en algo más del cinco por ciento: de los 649 camiones contabilizados de media diaria en 2017 se ha pasado a 623 en 2018.
Esta realidad por la que atraviesa la A-41 no es nueva. Las estaciones de tráfico no han dejado de anotar caídas en el paso de vehículos, sobre todo los pesados. En el punto de control del aeropuerto, la de 2018 es la cifra de camiones más baja desde que se mide el tráfico en ese punto de la autovía, y se empezó a hacer en 2012; mientras que a la entrada de Puertollano el tráfico de vehículos pesados marca también sus cifras más bajas desde 2016, cuando se empezó a contar los camiones.
El presidente de la patronal ciudadrealeña Fecir y máximo responsable también de la asociación de transportistas de la provincia y en Castilla-La Mancha, Carlos Marín, encuentra «lógica y normal» esta evolución que justifica «en el histórico abandono de la provincia de Ciudad Real a la hora de contar para planificar inversiones». «La inversión en infraestructuras en Ciudad Real es una vergüenza», sentencia con rotundidad Marín, que añade: «Conecta Puertollano con Montoro por autovía y verás cómo crece el tráfico», apunta.
crece en españa. Lo grave es que este retroceso se produce en un momento en el que la actividad del transporte repunta en el conjunto del país. Según recoge el propio Ministerio de Fomento en su Observatorio de la Actividad del Transporte de Mercancías por Carretera en Vehículos Pesados, la evolución del transporte por camiones se puede analizar en varios momentos en España: la actividad creció desde 1999 a 2007 tanto en las toneladas transportadas, en las toneladas-kilómetro producidas y en los kilómetros recorridos en carga. En 2008 y 2009 se produjo una «fortísima caída de la actividad» que se prolongó en 2010 y 2011, con nuevos retrocesos en la actividad aunque de manera más ligera, mientras que en 2012 y 2013 la actividad volvió a disminuir «bastante». Las cosas empezaron a cambiar en el periodo de 2014 a 2017, con un repunte de la actividad, que se consolida en 2018, aumentado las toneladas transportadas.
En el caso de la autovía de Puertollano y Ciudad Real, Carlos Marín reclama soluciones a los problemas medioambientales para dar continuidad a una infraestructura «necesaria» porque el transportista elige las rutas «que reduzcan más los costes laborales y los riesgos laborales», algo que, en la actualidad, no ocurre con la conexión que sigue desde Ciudad Real a Puertollano, donde los transportes se limitan a la conexión entre las dos ciudades y se mantiene, en cierta medida, por las necesidades que plantea el complejo industrial puertollanero.
De hecho, demanda existe. La continuación de la A-41, ya convertida en A-43 en dirección hacia la Comunidad Valenciana apunta el incremento del tráfico de camiones en la provincia de Ciudad Real, en el 3,4 por ciento.