131 millones perdidos en ventas por la fuga de empresas

R. Chavarri
-

24 sociedades han cambiado su sede en los seis primeros meses del año en la provincia, con Madrid como principal destino de los negocios y de su facturación

131 millones perdidos en ventas por la fuga de empresas - Foto: Tomás Fernández de Moya

El auge del movimiento secesionista en Cataluña provocó una desbandada de empresas que se marcharon hacia otros territorios alejados del ‘procés’: hasta mediados de este año habían sido más de 5.200 las compañías que hicieron las maletas para cambiar su sede social. Ciudad Real fue una de las provincias beneficiadas. Hasta aquí llegaron compañías como Lallemand Bio SL, radicada en Pedro Muñoz, una de las que trasladó su domicilio social desde Cataluña a raíz del proceso independentista.
Sin embargo, ese flujo de llegada se ha frenado en Ciudad Real, al menos, en el primer semestre de 2019 en el que la llegada de empresas pierde fuerza y de hecho, el tejido empresarial se debilita por la salida de empresas que se marchan a otras comunidades. En total, según recoge el estudio sobre cambios de domicilio publicado por Informa D&B SAU, en los seis primeros meses del año llegaron a Ciudad Real 16 compañías y se marcharon 26. El saldo, negativo de ocho empresas sitúa a la provincia como la segunda de Castilla-La Mancha que más ha sufrido esta desbandada, por detrás de Albacete, que entre los que llegan y los que se van pierde 14 empresas. El perjuicio es mayor para Ciudad Real anotando el impacto que ha supuesto para la economía provincial. En cifras de ventas, la estadística revela una pérdida de facturación de más de 130 millones de euros.
Madrid es el destino preferido para las empresas ciudadrealeñas que han cambiado de aires en lo que va de 2019. Hacia la Comunidad de Madrid han partido una quincena de sociedades que tenían su sede antes en Ciudad Real, un ‘mal’ que sufren también el resto de provincias de Castilla-La Mancha. El poder de atracción de Madrid resta casi un centenar de compañías a la región en medio año con las provincias más próximas, Toledo y Guadalajara, lamentando la desbandada de más de 60 empresas.
En este primer semestre del año Ciudad Real también despidió a compañías que se marcharon con rumbo a la Comunidad Valenciana (4), Andalucía (3), Aragón (1) y Cataluña, donde también se marchó una empresa.
El impacto económico de esa fuga de empresas hacia Madrid se refleja en el balance negativo para todas las provincias de Castilla-La Mancha, con Ciudad Real a la cabeza, donde las empresas que partieron a Madrid se ‘llevaron’ debajo del brazo una facturación de 127 millones de euros, por los 89 millones perdidos en Guadalajara, 61 millones en Toledo y 7,4 y 2 millones en Cuenca y Guadalajara, respectivamente.
En el lado contrario, Ciudad Real fue punto de acogida de seis empresas de Madrid, cinco andaluzas, dos valencianas y una cántabra, otra catalana y una más de Murcia. Entre todas suman una facturación de medio millón de euros.