Los fenómenos extremos producen daños por 7 millones

C. de la Cruz
-

La comarca de La Mancha fue la más afectada en un 2019 con especial incidencia de los episodios de sequía y pedrisco

Los fenómenos extremos producen daños por 7 millones - Foto: Fotos Rueda Villaverde

Heladas en marzo, largos periodos de sequía y pedriscos al final de la canícula. El campo sufre los rigores de una meteorología que ha dejado atrás su habitual estabilidad para dejar paso a los fenómenos extremos:un cambio climático que durante 2019 supuso indemnizaciones por valor de 7 millones de euros en las explotaciones de la provincia.
La Agrupación Española de Entidades Aseguradoras de los Seguros Agrarios Combinados (Agroseguro) desvela cómo el pasado año  se produjeron siniestros en un total de 24.435 hectáreas, una superficie que equivaldría a cuatro veces el territorio de San Marino o a 34.470 campos de fútbol. 
El cereal aglutinó la mayor superficie siniestrada con 11.626 hectáreas, aunque la indemnizaciones apenas superaron los 500.000 euros frente a los más de 3.8 millones de euros de reparación en el viñedo, con 10.981 hectáreas. En segundo lugar en volumen de reparaciones económicas, los cultivos hortícolas, con 2.5 millones de euros en apenas 1.083 hectáreas. 
zonas. El mapa de los siniestros es el mapa productivo agrícola de la provincia. La comarca de La Mancha, con La Solana, Socuéllamos, Valdepeñas y Tomelloso, por este orden, encabezaron las localidades con mayor superficie del cultivo de la vid siniestrada, con 7.152 hectáreas, el 65 por ciento del total de viñedos afectados. Sumando a todos los municipios de La Mancha, el porcentaje sube al 79 por ciento de hectáreas dañadas. 
Por detrás, 1.912 hectáreas en el Campo de Montiel, con Villanueva de los Infantes como población más afectada (699 hectáreas), con 359 hectáreas en el Campo de Calatrava, y apenas 18 hectáreas en Montes Nortes y 12,78 en la comarca agraria de Pastos.
La comarca de La Mancha también fue la más afectada en el cultivo de cereales, con 251.000 de indemnizaciones con 5.000 hectáreas afectadas. Por poblaciones, Socuéllamos fue la peor parada, con 1738 hectáreas, seguida por Valdepeñas (778), Campo de Criptana (593) y Alcázar de San Juan (572). El Campo de Montiel sumó 2.392 hectáreas siniestradas, la comarca agraria de Pastos acumuló 1.812; el Campo de Calatrava registró 1.262 hectáreas; Montes Norte inventarió 959 y Montes Sur apenas 62. 
Las explotaciones agrícolas hortícolas de melón, sandía y pimiento, principalmente, recibieron unas indemnizaciones superiores a los 2.5 millones de euros para apenas 1.083 hectáreas. En Argamasilla de Alba se superaron los 945.000 euros, en Tomelloso los 615.000 y en Villanueva de los Infantes los 541.000 euros. 
poblaciones. Sumando todos los cultivos, La Solana fue la población más perjudicada por los vaivenes meteorológicos liderando tanto el número de hectáreas afectadas, 3.022, como la mayor indemnización: 1.179.183 euros. En segundo lugar, Argamasilla de Alba, 1.009.215 euros en 636 hectáreas. En Tomelloso se alcanzaron los 810.929 euros en 1.294 hectáreas; en Villanueva de los Infantes 573.109 euros con 1.040 hectáreas; en Socuéllamos 537.962 euros con 4.156 hectáreas; en Valdepeñas se llegó a 396.173 euros con 1.842 hectáreas; en Almedina 241.241 euros con 241 hectáreas; en Almagro 162.431 euros en 222 hectáreas. 
fenómenos. El nuevo director territorial de Agroseguro en La Mancha, Santiago Duro, revela que las peores anualidades fueron  2012, 2017 y 2018, lo que refleja las consecuencias, «aceleradas», del cambio climático frente al anterior milenio. De hecho, 2018 supuso un récord en la serie histórica de Agroseguro, con más de 14 millones de euros de indemnizaciones, sobre todo por culpa del pedrisco. Para paliar esta fenomenología adversa, Duro subraya que «estamos pagando las indemnizaciones en menos de 30 días desde el siniestro».
La DANA que afectó con dureza al Levante español el verano tuvo sus consecuencias más graves por el pedrisco frente a las intensas lluvias que dejaron campos anegados;el pedrisco afectó a 8.590 hectáreas en la provincia.
Pero en 2019, el fenómeno más dañino fue la pertinaz sequía:12.407 hectáreas. Mucho más lejos, otros fenómenos adversos como las heladas (1.785 hectáreas), los golpes de calor (403 hectáreas), la lluvia persistente (382 hectáreas) o incluso la fauna cinegética (966 hectáreas) y la fauna silvestre (281 hectáreas). 
En definitiva, y casi como conclusión, Duro subraya que «con el cambio climático los primeros afectados son las producciones agrícolas y los agricultores y por tanto los seguros agrarios».