Marciano vuelve a la música de 'autónomo'

D. F.
-

El líder de la banda ciudadrealeña Forajidos se ha embarcado en la grabación de un disco con el que espera volver a situarse en el panorama musical después de 20 años al margen

Marciano vuelve a la música de ‘autónomo’

Marciano Saavedra, que fuera líder de la banda Forajidos, grupo que en los primeros años 90 logró hacerse un sitio de respeto en el panorama musical manchego, ha vuelto componer y grabar canciones que poco a poco va volcando en diferentes redes sociales.

De hecho, en la jornada de hoy tiene comprometido el teatro de Almodóvar del Campo con la idea de convertirlo en escenario para el rodaje de un videoclip, «es un teatro precioso, estoy muy agradecido al Ayuntamiento por las facilidades que me han puesto», explica.

Tras unos cuantos lustros de silencio musical que sólo se rompió en septiembre 2016, cuando organizó un festival de reencuentro con otras cinco bandas señeras de Ciudad Real, la idea de Marciano Saavedra es ir poco a poco, pero acabar por situarse de nuevo al mercado con un lanzamiento para 2020. «De momento, lo que quiero es componer, grabar y subir a las redes, y una vez que tenga esos tres elementos, empezar a actuar ya en serio, pero ahora mismo el directo no es lo que busco», comenta para justificar sus ritmos.

Marciano es consciente que antes de lanzarse tiene que conseguir el público le reconozca en redes sociales «y cuando tenga ya un cierto número de seguidores, salir ya a demostrarlo».

«Aunque estaba retirado de la música, de una manera o de otra he seguido en contacto. Siempre he tenido canciones guardadas en el cajón, unos versos, un estribillo… Muy desorganizado, pero siempre he tenido algo», reconoce Saavedra en una conversación con La Tribuna.

Fue aquel festival de 2016, casi un empeño personal titulado Marciano Rock Fest, donde descubrió sus ganas de regresar. «Era la despedida de Forajidos, pero fue donde me di cuenta de que eso era lo mío, que lo quería era subir al escenario, que es donde realmente soy yo», insiste el músico.

Sin embargo, Saavedra reconoce que esta vez «quería hacer algo en solitario, más autónomo», con un control total sobre las canciones, tanto en la letra como en la música. Sin embargo, se ha hecho acompañar de un amplio equipo de músicos, pero siempre desde la perspectiva de que la última palabra será la suya porque «lo que quiero hacer es mi composición sea mía», afirma.

Desde hace aproximadamente un año, empezó a perfilar las canciones que forman su primer disco, todavía sin título, y a grabarlas en un estudio profesional. «En la primera grabación el resultado fue estupendo y eso fue definitivo» para que nuevas canciones fueran tomando forma y pasando por el estudio. De esta forma, el disco, que esta proyectado en 10 o 12 cortes, va ya por la quinta grabación.

Marciano reconoce que el ritmo de su producción es lento, pero para esta tarea está empleando el tiempo libre que le deja su trabajo, en una tarea para la que no cuenta con más aportación económica que sus propios fondos. Al mismo tiempo, con este proyecto musical deja atrás la firma Dr. Marciano, con la que hace unos años se convirtió en una presencia frecuente en ferias de artesanía y diseño. De ello le quedan algunas guitarras absolutamente personales en las que unió sus dos pasiones creativas.

Pero mientras las grabaciones estén en proceso, el músico ciudadrealeño no se plantea hacer actuaciones en vivo, pese a que ya le ha llegado alguna sugerencia, puesto que su prioridad sigue estando en mantenerse centrado en componer y grabar hasta concluir con esta primera fase en la que se encuentra actualmente.

En cuanto al contenido de las canciones, el músico detalla que son unas canciones «mucho más maduras», puesto que su producción de la época de Forajidos, «la hicimos cuando teníamos 18 años, 19, y era más alocadas, algunas hasta eran letras ficticias, que no hablaban prácticamente de nada». Por el contrario, con sus nuevos temas «ahora sí quiero contar historias, pero siempre hablando del amor, del encuentro, de los desencuentros, de las parejas, de la vida, pero con letras ya muy enfocadas», confiesa.

El panorama musical es muy diferente al que existía en los años de Forajidos, en este sentido, el antiguo líder de la banda admite: «Me da mucho miedo, pero no he tenido nunca la sensación de tener tanta fuerza como tengo ahora», reflexiona antes de advertir, «vuelvo con muchas ganas».

En esta línea recuerda ahora la música se difunde sobre todo en redes sociales. «Ahora no se vende por discos físicos, sino por el número de visitas en Youtube o en Spotify y si te visita mucha gente, las discográficas te buscan, antes no era así, tú ibas con tu maqueta y ya verían ellos si te aceptaban o no», refiere Marciano.

Para el artista ciudadrealeño, lo básico es que «la música siempre ha ido dentro de mí, cuando la escucho siento que todo se mueve por dentro, lo vivo y me doy cuenta de qué se hacerlo bien, es como un despertar», comenta.

En cualquier caso habrá que esperar a la primavera o el verano de 2020 para conocer el disco de su reaparición en sus dimensiones reales, pero al mismo tiempo en breve habrá un primer videoclip, que servirá para hacer una primera cata de su trabajo.