Seguidillas voluntarias

D.F.
-

La Asociación de Coros y Danzas María José Melero organiza la tercera edición de esta fiesta en colaboración con la Hermandad de Pandorgos, como una forma de atraer a los ciudadrealeños para que se adentren en esta danza

Seguidillas voluntarias - Foto: Rueda Villaverde

La mayoría de quienes se atrevieron a entrar en el corro de las seguidillas vestidos ‘de civil’ mostraban tener ya un cierto dominio del baile manchego por excelencia y otros, los menos, procuraban no quitar ojo de los pies de los integrantes de la Asociación de Coros y Danzas María José Melero que ayer fueron los principales protagonistas de la Fiesta de la Seguidillas que ayer celebró la primera de las dos jornadas de su tercera edición en los jardines del Prado.

A cada danza de demostración de los bailarines ataviados con la indumentaria tradicional seguía un nuevo rondo con la aportaciones de los espontáneos, entre los que hubo varias caras conocidas, como la concejala de Festejos, Eva María Masías, o su compañera de Corporación, en el Grupo Popular, Ana Muñoz Torija; o una de las damas que acompañarán el miércoles a la Dulcinea en su proclamación, Carmen González Villarreal.

La presidenta de la asociación, María José Melero, lamentó que «a la gente no le gusta bailar las seguidillas, que es la danza de Castilla-La Mancha, hemos hecho este evento para que se animen y las bailen».

Seguidillas voluntarias
Seguidillas voluntarias - Foto: Rueda Villaverde

La veterana coreógrafa y bailarina recordó que las seguidillas es un baile que se aprende paulatinamente, paso a paso, «no como con las sevillanas que se puede perder un paso y seguir bailando», la consecuencia es que «hay que tener paciencia para aprenderlas», sentencia.

Al mismo tiempo que los corros se van sucediendo en el espacio situado ante el templete de la música, la Hermandad de Pandorgos ofrece una ‘limoná’, similar a la que hoy será objeto de un taller demostrativo con motivo de la carrera Pandorga Run. A cargo de la mezcla de ayer estaba Baldomero Mercado, quien explicó que el propósito «es acompañar a la asociación, que son ambios, y su secretario (Luis Martínez Solís), también es hermano nuestro», por lo que todo es a favor.

A su vez, Eva María Masías manifestó su alegría por «poder compartir con las asociaciones de folclore este baile tan característico». La concejala reconoció que aunque formó parte en su día de grupos folclóricos, los primeros instantes «me costó bastante».

Seguidillas voluntarias
Seguidillas voluntarias - Foto: Rueda Villaverde

En cambio, entre los paseantes que se sumaron a la práctica de la seguidilla, fueron pocos los que dudaron, como Mercedes Martínez Sánchez «Yo he bailado mucho, estuve metida en el grupo de la Sección Femenina siempre y ahora siguen la tradición mi hija y mi nieta». De esta forma se mostró entusiasta de «todo lo que sea conocer y disfrutar el folclore las costumbres me parece bien», afirma.

Más fotos:

Seguidillas voluntarias
Seguidillas voluntarias - Foto: Rueda Villaverde
Seguidillas voluntarias
Seguidillas voluntarias - Foto: Rueda Villaverde
Seguidillas voluntarias
Seguidillas voluntarias - Foto: Rueda Villaverde
Seguidillas voluntarias
Seguidillas voluntarias - Foto: Rueda Villaverde