scorecardresearch

Aprender y trabajar en un comercio real

Hilario L. Muñoz
-

Down Caminar inicia la próxima semana un proyecto novedoso al crear una tienda, como entorno laboral seguro, que será atendida por usuarios del centro ocupacional con apoyos

Aprender y trabajar en un comercio real - Foto: Tomás Fernández de Moya

Dar una oportunidad laboral a las personas con capacidades diferentes necesita, a veces, crear entornos nuevos y seguros para que se puedan desarrollar al máximo todo el potencial que tienen. Esta es la idea desde la que parte la asociación Down Caminar Ciudad Real, inmersa en la aventura de crear un entorno laboral real para que sus usuarios del centro ocupacional puedan tener un empleo que se adapte a sus necesidades. Para ello han decidido alquilar un local en la avenida del Rey Santo que pasará a ser la tienda de Caminar, un comercio que estará regentado por personas con síndrome de Down con el apoyo de los profesionales que se ocupan del centro ocupacional. 

«La idea es que el dinero que se recaude vaya exclusivamente al mantenimiento de la tienda y los contratos», explicó la directora del centro ocupacional, Celia Muñoz, quien recordó que el proyecto impacta en la transformación de la ciudad, trasladando las actividades y espacios laborales de las personas con discapacidad de las afueras al centro. 

La tienda será «una extensión del centro ocupacional». «Queremos que se dé la oportunidad de enseñar las cosas que hacen, de venderlas y se ha completado la oferta con una serie de proveedores de Ciudad Real y de municipios cercanos que van a hacer donaciones de productos o van a utilizar el comercio como espacio de distribución». 

Aprender y trabajar en un comercio realAprender y trabajar en un comercio real - Foto: Tomás Fernández de MoyaEsta idea de crear un entorno seguro surge, además, como continuación de un certificado de profesionalidad de atención al público desarrollado por Caminar y que ha permitido que algunos de sus alumnos hayan encontrado un empleo. Hay otros que no podrían conseguirlo porque necesitan unas condiciones especiales y a ellos se dirige el proyecto. 

La directora señaló que no se trata de abrir una tienda solidaria o una línea de negocio, sino que se desarrolla como «un símil a una tienda» para que sea «un entorno laboral seguro en el que las personas que no tienen habilidades suficientes para desempeñar un trabajo de forma autónoma, porque necesitan apoyos, reciban todos los que necesitan para realizar ese trabajo». Esto implica que los contratos se ajusten a sus horas, porque hacer una jornada laboral de ocho horas sería imposible para ellos, y tendrán un apoyo constante, nunca se les retirará. «Siempre habrá un monitor del centro acompañando». 

El proyecto cuenta con el apoyo de la fundación laCaixa y bodegas Lucendo, que ha donado vino para la venta, así como otras empresas que han cedido productos o material de oficina a la entidad. También el Ayuntamiento apoya la iniciativa de crear este entorno laboral adaptado a las capacidades especiales de estas personas. 

La idea es que el proyecto tenga una duración mínima de un año, que podría ampliarse si se logra sustentar económicamente, de tal modo que perdure en el tiempo. Se podrán adquirir y solicitar los objetos navideños que fabrican los integrantes de Caminar, regalos para festejos o muebles con palés. La intención es que el comercio se inaugure la próxima semana.