Más de 220 kilómetros de carreteras arreglados en dos años

A. Criado
-

La Diputación ha arreglado casi 230 kilómetros de carreteras en mal estado en dos años. Sin embargo, las vías dependientes de la Junta y el Estado cuentan con más tramos en deficientes que en 2016

Más de 220 kilómetros de carreteras arreglados en dos años

Ciudad Real presentaba al cierre de 2018 un total de 924 kilómetros de carreteras en mal estado, tramos que precisan de un arreglo inmediato porque suponen «un riesgo para el tráfico o un fuerte daño para los vehículos». Según la información publicada por la Diputación a través de la Encuesta de Infraestructura y Equipamientos Locales (EIEL), dos de cada diez kilómetros (el 20,44%) de la red provincial de carreteras se encuentran en una situación deficiente, lo que supone una ligera mejoría respecto a 2016, cuando las vías en mal estado sumaban más de 950 kilómetros (el 22,3%). El comportamiento de las distintas administraciones con competencia en materia de carreteras en la provincia  ha sido desigual durante este periodo. La Diputación de Ciudad Real ha dado un paso al frente con el arreglo de casi 230 kilómetros que hace dos años se encontraban en mal estado, pasando de 531 a 312. El departamento que dirige el vicepresidente Manuel Martínez actuó sobre una serie de tramos que presentaban pérdidas de material, falta de elementos, alteración del firme o presencia de fisuras. Como consecuencia de estas actuaciones, las vías provinciales (CR) cuentan en la actualidad con 1.097 kilómetros en buen estado (el 63,7%) y otros 311 con una calificación de ‘regular’, por lo que necesitarían una reparación a medio plazo. El compromiso del equipo de Gobierno de José Manuel Caballero en esta materia es firme, ya que además de los 6,91 millones de euros presupuestados para el arreglo de carreteras en 2019, ha encargado a una empresa externa un estudio sobre los puntos negros de la red provincial, con el objetivo de priorizar los proyectos a acometer en el futuro. Entre las actuaciones que tiene en cartera la Diputación destacan el arreglo de un tramo de la CR-1341 sobre el río Cigüela, en Herencia, para reducir la siniestralidad; la mejora de la travesía de  Brazatortas (CR-5021); el revestimiento superficial de seis carreteras por más de 1,3 millones; el fresado y reposición del firme en varios tramos de la carretera CR-6112, en el término municipal de Torrenueva; y la rehabilitación del firme en la CR-1221 (Socuéllamos), CR-1512 (Alhambra) y CR-4192 (Almadenejos). Al contrario de lo que ocurre con las carreteras dependientes de la Diputación, el informe de la EIEL revela que las vías de competencia autonómica y estatal presentan más tramos en mal estado que hace dos años. En concreto, la situación es deficiente en casi 330 kilómetros de la red regional, cuando apenas llegaban a 272 en 2016. No obstante, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha mantiene casi 1.100 kilómetros en buen estado de los más de 1.800 que discurren por Ciudad Real. El segundo tramo de la carretera CM-3107 entre Cinco Casas y Alcázar de San Juan y la travesía de Herencia fueron algunas de las obras más destacadas durante el pasado ejercicio. En lo que a las vías estatales se refiere, la provincia ha pasado de 70,3 a 125,5 kilómetros en mal estado. Un tercio de las deficiencias detectadas (casi 40 kilómetros) se localizan en la N-430 a su paso por el término municipal de Puebla de Don Rodrigo. Tampoco se libran de esta situación los vecinos de Luciana, con cerca de 20 kilómetros. Además, la gran mayoría de los tramos de competencia municipal (82,3 de 100,5 kilómetros) se encuentran en malas condiciones, y también se constata un incremento de la degradación en las vías dependientes de las confederaciones hidrográficas, el antiguo Icona y otros organismos. En resumen, la provincia de Ciudad Real cuenta con 2.744 kilómetros de carreteras en buen estado (el 60,6%), 854 con unas condiciones de conservación regulares (18,9%) y 924 que precisan de una intervención urgente por su mala situación (20,4%).