A la caza de los sabores

Nieves Sánchez
-

Piedrabuena abre la veda de la tercera edición de los Sabores del Quijote que impulsa la Diputación para dar a conocer, a través de la gastronomía, los productos de cada zona de la provincia

A la caza de los sabores

En caldereta cocinan Elvira y Pilar el venado y lo hacen así de toda la vida. «Yo cuezo la carne con agua, le voy quitando la espuma y luego añado en crudo el pimiento, la cebolla, los ajos... aquí son muy comunes las recetas con carne de caza y los chorizos de ciervo que se han hecho siempre en las casas». Las dos mujeres, vecinas de Piedrabuena, fueron de las primeras en entrar por la puerta de la carpa donde este fin de semana se ha abierto la veda de la tercera edición de los Sabores del Quijote, la cita gastronómica con la que la Diputación da a conocer los productos de cada zona de la provincia a través de la gastronomía. 
Se olía, se comía y se sentía. El aroma a carne a la plancha, a risotto de ciervo marinado, a canelones y pan rellenos del rey del monte. Siete restaurantes de Piedrabuena tenían todo listo para recibir al público, para dar a probar las exquisiteces recién salidas de sus fogones. «Hemos traído de sobra para que a nadie le falta nuestro tapa», decía Jesús Sánchez, de El Coto. Todo giraba ayer alrededor del producto estrella, también con expositores de venta directa.
«El peor favor que se le puede hacer a la caza y a los cazadores es utilizar el sector cinegético con fines electorales», se escuchaba decir al presidente de la Diputación, José Manuel Caballero, en la inauguración de la cita gastronómica, donde defendió el apoyo y la ayuda que realiza la institución, financiando la promoción de un sector estratégico. Precisó, en este sentido y ante los vecinos que ya iban salpicando el interior de la carpa, que «lo más acertado» es apoyarla. «Con todas nuestras fuerzas, con nuestro discurso y con nuestros presupuestos». 
A la caza de los saboresA la caza de los saboresDestacó la recuperación que está experimentando el sector tras el descenso acusado de licencias que se registró entre 2011 y 2015, según declaró, «en parte gracias a las exenciones de pago de licencias que ha puesto en marcha el Ejecutivo de Page». Caballero Lamentó que sólo el 5% de la carne de caza que se produce en España se consuma aquí. Por eso animó a introducir a los niños en estos sabores desde muy pequeños.
Y mientras en el estand de los tickets para consumiciones y tapas se iba formando ya cola, el alcalde de Piedrabuena, José Luis Cabezas, resaltó las ventajas del trabajo conjunto en beneficio de la ciudadanía y de la dinamización de las economías locales. «La carne de caza mayor es un tesoro que hay que poner en valor para lograr mayores cotas de desarrollo», dijo. En los mismos términos se pronunció Florencio Rodríguez, presidente de Asiccaza, que aseguró que la celebración de este tipo de eventos suponen un gran acierto «porque dan a conocer el trabajo bien hecho».
Todos, sin faltar ninguno de los que acudieron a respaldar el inicio de la cita de este año que irá rotando por diferentes municipios, defendieron la necesidad de fomentar el consumo de un producto seña de identidad de Ciudad Real.
A la caza de los saboresA la caza de los sabores - Foto: Pablo LorenteEn el paladar. Y con el final de los discursos, el inicio de la fiesta de los sabores, del estómago, del gusto por lo bien hecho, de un fin de semana cargado de actividades y de propuestas directas al paladar. En familia, en partida de amigos, con la pareja, los padres y los suegros. Los piedrabueneros empezaron a desfilar por los expositores de productos cinegéticos y a hacer un cerco a eso de la una de la tarde a las mesas dispuestas para sujetar los bocados con sabor a monte, a caza. 
Probaron el gofre de patata con láminas de ciervo de el Bar Casino y la tosta montesa del Bar El Patio. El Bar Oasis ideó para la ocasión una fajita de ciervo con acompañamiento y El Coto triunfó con un risotto de ciervo marinado con crujiente de pistacho y queso curado, mientras Tagore sorprendió con un bao de ciervo mechado, para rematar en Los Pucheros y su bareto con aroma de olivar. 
Fueron Catering la Taberna del Jamón la que optó por los sabores más de casa. Esos a los que, según Elvira y Pilar, sabe Piedrabuena y su comarca. A caldereta, a guiso, a filetes a la plancha y a un embutido que del sabor que deja quita el sentido.


Más fotos:

A la caza de los sabores
A la caza de los sabores - Foto: Pablo Lorente
A la caza de los sabores
A la caza de los sabores - Foto: Pablo Lorente