Crean una consulta de suelo pélvico posparto en el hospital

La Tribuna
-

El servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Virgen de Altagracia de Manzanares ha creado una consulta de revisión de suelo pélvico posparto de la que se benefician más de 40 mujeres cada mes

Crean una consulta de suelo pélvico posparto en el hospital

El servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Virgen de Altagracia de Manzanares, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), ha creado una consulta de revisión de suelo pélvico posparto. Un servicio novedoso que permite realizar un diagnóstico precoz e iniciar un tratamiento rehabilitador desde las primeras semanas del parto para paliar problemas de suelo pélvico a medio y largo plazo. La alteración en el suelo pélvico de la mujer es muy frecuente después del parto. En algunos casos el problema es transitorio, en ocasiones se agrava con la edad y puede desarrollarse incontinencia urinaria, prolapso uterino o disfunciones sexuales que limitan considerablemente la calidad de vida de la mujer. Sin embargo, explicó la doctora María José Ortega, jefa del servicio de Ginecología y Obstetricia de Manzanares, «hemos detectado que el mayor porcentaje de pacientes que llega a consulta por problemas de suelo pélvico son mujeres de edades avanzadas, cuyos problemas podrían haber tenido, su origen tras el parto». El paso del tiempo sin tratamiento rehabilitador agrava la situación y hay que recurrir a otras técnicas (entre ellas las quirúrgicas) para subsanarlo. «Es importante concienciar de la importancia de tratar los primeros síntomas desde el postparto precoz», apostilló. El objetivo de esta consulta monográfica es la detección precoz y el abordaje inmediato para paliar posibles alteraciones. Para ello, se realiza una primera consulta a las seis semanas del alumbramiento, en la que se analizan los antecedentes del parto (posición, peso, horas de dilatación, si fue parto eutócico o instrumental, posición en el parto, etc), se realiza una ecografía transperineal y una vez completado el diagnóstico se determina el tipo de tratamiento rehabilitador. Las siguientes revisiones de control se fijan a los tres, seis y doce meses del parto, en los casos que sean necesarios. Cada mes se cita a una media de 40-50 mujeres que han dado a luz en el Hospital de Manzanares.