El Alarcos, ante un coco con piel de colista

Manuel Espadas
-
Manu Díaz celebra un gol en un partido de esta temporada. - Foto: Pablo Lorente

Manu Díaz Mata advierte que contra el Villa de Aranda «vamos a tener que estar a tope»

El Vestas BM Alarcos inicia este sábado  la segunda vuelta de la competición en el Príncipe de Asturias de Aranda de Duero. Los manchegos, con el precedente del duelo que sacaban adelante en el Quijote Arena ante los burgaleses (29-27), confían en ampliar una racha positiva que se ha traducido ya en cinco jornadas sin conocer la derrota (cuatro victorias y un empate) y que le ha consolidado en la tercera plaza de la clasificación, a cuatro puntos del liderato pero con un encuentro menos disputado, el aplazado contra Antequera (27 de febrero).  No le espera un partido fácil a los de Javier Márquez en Aranda, puesto que su rival necesita desesperadamente los puntos para abandonar el farolillo rojo de la clasificación y acercarse a la zona de permanencia. Además, el club local, a través de sus patrocinadores principales, ha distribuido hasta 1.200 invitaciones para que el pabellón registre un gran ambiente en las gradas.
En las filas ciudadrealeñas no existe espacio para el exceso de confianza, puesto que como resumía Luisma Moyano, segundo entrenador, el de este sábado es «un partido trampa», ya que «por presupuesto, plantilla e historia, nadie esperaba que el Villa de Aranda iba a estar ahí», además de recordar que durante el parón navideño se ha reforzado con el fichaje de importantes jugadores como el internacional argentino Julián Souto Cueto. 
Desde el vestuario, Manu Díaz Mata asegura que la lección la tienen muy bien aprendida y que a Aranda de Duero «hay que ir con todo. Es cierto que es el colista pero han hecho buenos fichajes y vamos a tener que estar a tope para ganar».
Sin embargo, al extremo malagueño no le importa que el pabellón arandino vaya a registrar una gran afluencia de público, e incluso lo prefiere: «Cuanto más ambiente en la grada, más motivación para nosotros. Además, en su situación, ese ambiente se le puede volver en contra».
Manu Díaz, que cumple su segunda temporada en el conjunto ciudadrealeño, destaca la unidad que existe en un vestuario que está sabiendo llevar la presión que supone estar en la parte alta de la clasificación, desde donde «se ven las cosas distintas».