El autobús urbano se anota otra subida de 28.000 viajeros

M.Lillo
-

El 35 por ciento de los viajes que se contabilizaron durante el año pasado fueron gratuitos con la tarjeta de pensionista

El autobús urbano se anota otra subida de 28.000 viajeros - Foto: Rueda Villaverde

El autobús urbano va incrementando el número de viajeros y cosechando buenas cifras en cuanto a su utilización. En concreto, en los seis primeros meses del año, el transporte público ha registrado un total de 1.011.917 viajeros, lo que supone un incremento de 28.110 usuarios (+ 2,85%) en relación al mismo periodo del año pasado, cuando se situaron en 983.807 viajeros, según los datos facilitados a este diario por el edil de Movilidad, David Serrano.
De esta forma, el transporte urbano se anota una nueva subida y, de hecho, encadena ya cinco años consecutivos en los que ha crecido el número de viajeros tanto en el primer semestre del año como en el ejercicio completo. De hecho, de enero a junio se ha superado en esta ocasión la barrera del millón de viajeros, cuando en ejercicios anteriores se situaban entre los 889.909 usuarios en el primer semestre de 2015 y los 968.541 del mismo periodo de 2017, hasta el millón de usuarios que se ha superado en esta ocasión.
El edil de Movilidad destacó esta tendencia al alza para un servicio público que, en gran medida, se utiliza de forma gratuita. Así lo pone de manifiesto la liquidación del autobús urbano relativa al año 2018, aprobada recientemente en la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Ciudad Real y que constata que el 35,78 por ciento de los viajes realizados se hicieron de forma gratuita por parte de usuarios que contaban con la tarjeta de pensionista, que no tiene coste para los usuarios. En concreto, durante los doce meses del pasado año, el transporte urbano contabilizó un total de 1.923.229 viajeros, de los cuales 688.308 fueron con dicha tarjeta gratuita de pensionista.
La liquidación de las cuentas de este servicio público también revela que el coste total que tuvo el transporte público en 2018 fue de 2.810.372,91 euros, mientras que los ingresos por publicidad y por venta de billetes se situaron en los 769.547,64 euros, de manera que no se llegar a cubrir un tercio de los gastos.
Por tipos de billetes, la liquidación arroja que el año pasado se expidieron un total de 338.018 billetes ordinarios, que tienen un coste de 1,10 euros y que supusieron unos ingresos de 371.819 euros. Del mismo modo, se suministraron 75.642 billetes escolares; 467.873 viajes con bono bus; 3.445 billetes especiales o 340.943 viajes con abonos mensuales, cuyos ingresos no se pueden determinar al tener diferentes precios en razón de si se trata del abono mensual normal, de 20 euros; el de estudiantes, 10 euros, o los familiares que cuentan con rebajas en razón de sus ingresos, de 10 o 5 euros, según los niveles de renta.
De esta forma, el transporte público arrojó un déficit el año pasado de 2.040.825,27 euros, de manera que el edil de Movilidad reconoció que se viene situando en el entorno de los dos millones de euros, aunque destacó que al menos ven cómo crece cada vez más el número de usuarios. «Aunque es deficitario, se sigue utilizando cada vez más y se tiene que prestar», dijo en relación a este servicio, obligatorio para los municipios de más de 50.000 habitantes.
«Por lo menos hay una respuesta y se usa más en la ciudad», agregó Serrano para subrayar a renglón seguido que el autobús urbano «sigue subiendo año tras año y semestre a semestre».
Esta tendencia se viene registrando además desde el año 2015, que supuso un punto de inflexión en la bajada de usuarios que se registraba desde el año 2012, de manera que con el equipo de Gobierno de Pilar Zamora comenzó de nuevo la tendencia alcista. El edil atribuyó el aumento progresivo del número de viajeros a los cambios que se registraron en la legislatura pasada, principalmente a la modificación de líneas de transporte, la ampliación de zonas a las que llega el servicio, la puesta en marcha de la aplicación para móviles Moovit, que ofrece información en tiempo real de las líneas de autobuses, el cambio de imagen, la creación de los nuevos abonos o la compra de los nuevos autobusesque funcionan a gas. Para Serrano, todos estos cambios han propiciado que el transporte urbano vaya ganando viajeros en la ciudad.