"Me dio cuatro hachazos y me abrió la cabeza"

Pilar Muñoz
-
"Me dio cuatro hachazos y me abrió la cabeza" - Foto: Rueda Villaverde

Declara que fue a casa del acusado tras una pelea en un bar para "arreglar las cosas" aunque "no tuve que ver en el incidente" y cuando abrió la puerta " me dijo vienes a matarme" y "me golpeó con un hacha y me fui a mi casa con la cabeza abierta"

Un vecino de Puertollano que se enfrenta a siete años de cárcel por tentativa de homicidio declara en la Audiencia Provincial de Ciudad Real que fue el denunciante quien se presentó en su casa la noche del 19 de marzo de 2016 con un hacha con intención de agredirle. Sin embargo, el hombre que le ha sentado en el banquillo ha asegurado ante el Tribunal de la Sección Primera que el encausado Francisco Manuel D. R. «me dio cuatro hachazos y me abrió la cabeza».
Según la versión de Juan Carlos N., «hubo una discusión en el bar, se lío una buena entre un compañero y él y se pelearon». Después se marchó a su casa y, aunque «conmigo no iba la cosa, empecé a pensar y fui a casa de Francisco, ‘el Veneno’, para arreglar las cosas, para ver porqué se lío eso en el bar».
 Pero niega haber ido a la casa del acusado con un hacha y ha afirmado que cuando abrió la puerta « me dijo: ‘Vienes a matarme’» y «me dio un estacazo en la cabeza. No sé si me dio con un hacha, un martillo o una motosierra», dijo elevando la voz durante el interrogatorio del Ministerio Fiscal ejercido por el fiscal jefe de Ciudad Real, Luis Huete.
La presidenta de la Audiencia, a la sazón del Tribunal de la Sección Primera, María Jesús Alarcón, que fue condescendiente con el demandante, tuvo que llamarle al orden con el ruego de que respondiera a las preguntas del fiscal y si no entendía algunas que lo dijera sin ser tan expresivo y sin interpelar.
Pese a la paciencia y esfuerzos del fiscal, el testigo aclaró poco con relación al incidente del bar. No se acordaba a qué hora se originó la pelea, no vio llegar a la Policía y tampoco recordaba que el procesado le insultara o amenazara de muerte. Reiteró que fue a la casa de ‘el Veneno’ para «arreglar las cosas’. Pero, «¿qué cosas?», le preguntó el fiscal sin conseguir una explicación clara. El agredido repitió que le dio «cuatro hachazos» y «me fui mi casa con la cabeza abierta».
El procesado coincide con el denunciante en que ambos se encontraron en bar y que son vecinos pared con pared, aunque la entrada en las viviendas esté en calles diferentes. A partir de aquí, el relato cambia, según quién lo cuenta. En versión del procesado, estaba en un bar de Puertollano cuando dos hombres se enzarzaron en una pelea y, aunque «no iba conmigo», medió para separarlos. Luego «nos fuimos cada uno a nuestra casa», declaró el acusado tras indicar a preguntas del fiscal que serían alrededor de las once de la noche. Su amigo Rubén se fue con él a su casa y «estuvimos bebiendo y fumando un par de canutillos». Más tarde, estando ya solo en casa, «sentí golpes en la puerta y gritos de ¡abre que te mato! Cómo no tenía saldo en el móvil grité por la ventana que llamaran a la Policía y cuando abrí se abalanzó con un hacha allanando mi casa», relató el encausado, quien a preguntas del fiscal dijo que Juan Carlos N. le cogió por el cuello con una mano llevando en la otra un hacha sin saber explicar qué pasó después. Negó que el hacha fuera suya y reiteró que la llevaba Juan Carlos N.
Francisco Manuel D. R. declaró que cuando vió la raja en la cabeza y caerle la sangre «me arrodillé ante él y le dije me iba a buscar la ruina, pero él (Juan Carlos) dijo no te preocupes Veneno, me dio un abrazo y se fue a su casa».
También subió al estrado una vecina que la noche de autos se encontraba cerca de la vivienda donde ocurrió la agresión paseando a su perro. La testigo ha afirmado que oyó decir a un vecino que llamara a la policía y después vio a dos personas forcejeando y más tarde al herido tambaleándose. Después vio un rastro de sangre en su puerta y al rato llegar a la policía.
Los agentes han atestiguado que el agredido les dijo quién le había atacado y dónde estaba. De inmediato fueron a su casa y lo detuvieron. El hacha estaba en el suelo.
Las forenses describieron en el juicio las lesiones que sufrió el agredido en zonas vitales, por lo que podrían haberle costado la vida.
El juicio se ha tenido que aplazado hasta el próximo 14 al no comparecer un testigo de la defensa.
 

"Me dio cuatro hachazos y me abrió la cabeza" - Foto: Rueda Villaverde
"Me dio cuatro hachazos y me abrió la cabeza" - Foto: Rueda Villaverde
"Me dio cuatro hachazos y me abrió la cabeza" - Foto: Rueda Villaverde