Sin miedos para arrancar una vida en una casa propia

Hilario L. Muñoz
-

Laura del Amo y Cristian Manuel Sánchez son dos jóvenes de 25 años que han comprado una vivienda en la capital y señalan el temor a perder el empleo como un aspecto para seguir con los padres

Laura del Amo, con su pareja, que han comprado una casa o vivienda para irse a vivir juntos - Foto: Rueda Villaverde

A sus 25 años, Laura del Amo y Cristian Manuel Sánchez se han decidido dar el paso y comprarse una vivienda para iniciar una vida juntos en las próximas semanas. Ambos trabajan y cuentan con un aspecto clave, que él es de fuera, lo que les ha animado a iniciar esta vida independizada antes que muchos de sus amigos de su edad. Su situación es una muestra a pequeña escala de que un elemento clave para que los jóvenes se independicen es la necesidad de salir de su municipio, ya sea para irse a otra comunidad autónoma o a otra localidad, como es el caso, dentro de la propia provincia. Además, esta pareja a sus 25 años llevan ya cuatro años juntos pero él trabaja en Daimiel, como delineante, y ella como administrativa, en Ciudad Real
«La primera opción que buscamos era un alquiler con opción a compra, porque el alquiler al final es tirar el dinero, pero hemos estado ahorrando un tiempo y como la casa que nos gustó no podía ser de este modo miramos opciones de hipotecas que nos salían como si fuera un alquiler», expuso Del Amo. «Nos gustaba la casa y la zona y dijimos adelante», aunque saben que se han metido en un hogar a reformar, una de esas opciones que cada vez más hay en la capital. Más allá de este aspecto, Del Amo señala que sus padres también iniciaron una vida juntos jóvenes y puede ser un aspecto que haya influido en su decisión de lanzarse y pensar en buscar un piso, ellos lo hicieron y fueron cambiando de vivienda basándose en las necesidades de su vida conforme pasaban los años.  
miedo a dar el paso. «Nuestros amigos todos han flipado porque nadie se lo esperaba», comenta la pareja, antes de explicar que otros han decidido emanciparse «pero en un piso de alquiler». El resto les han dicho que si «estaban locos» por meterse en una hipoteca. «Tenemos una hipoteca a 20 años pero al final la casa es nuestra y a mis amigos yo les animo porque hay facilidades». En este sentido recuerda que adquirir una vivienda en propiedad se puede hacer ahora «un precio que es como el de un alquiler».
Sin miedos para arrancar una vida en una casa propiaSin miedos para arrancar una vida en una casa propia - Foto: Rueda VillaverdeSe trata de actuar sin temor, ya que Del Amo señala que los jóvenes de ahora tienen miedo a «lanzarse» y piensan más en lo que puede pasar «si se queda mañana sin trabajo». Por eso se busca el alquiler, aunque como recuerda un piso de este tipo sería igual que si no hubiera dinero para una hipoteca. «Lo ideal es mirar lo que se está cobrando de sueldo» y decidir si se pueden permitir o no la vivienda. Hay que recordar esa idea del Consejo de la Juventud de España de que un hogar no debe dedicar más de un 30 por ciento de los ingresos a la vivienda. Ese miedo al desempleo, quizás surgido durante los años más duros de la crisis, puede ser un motivo detrás de los bajos índices de emancipación en España.
«A la gente hoy en día le da miedo dar el paso porque nosotros no somos fijos pero nos hemos lanzado», apuntó la pareja de forma más clara. De hecho, hay muchos amigos suyos que hablan sobre «dar el paso» solo si «aprueban una oposición». Se trata de una acción que se deja a un futuro sin día, «no se sabe cuánto tiempo se va a tardar en sacarse» la plaza fija. «Yo soy la primera que claro que me encantaría sacarme una oposición pero no sé el tiempo que se puede tardar», explicó.
Con la casa comprada ahora toca los pequeños aspectos arreglar, amueblar, hacer reformas para con el paso de las semanas y solo 25 años arrancarse en una nueva vida, lejos de esos miedos, de los que hablan. 
Sin miedos para arrancar una vida en una casa propiaSin miedos para arrancar una vida en una casa propia - Foto: Rueda Villaverde