Un mandato en mociones

M.Lillo
-
Un mandato en mociones - Foto: Tomás Fernández de Moya

El PP lidera el número de propuestas planteadas, con 98, mientras que Ganemos es el que más saca adelante, con hasta 73

La fragmentada vida política municipal resultante de las elecciones de 2015 ha latido con intensidad en una legislatura en la que los distintos grupos municipales llevaron al Pleno propuestas para tratar de tomarle el pulso a la ciudad y aportar cada uno su visión y su modelo de ciudad. En total, han sido 311 las mociones debatidas, hasta ahora, en un salón de plenos que ha visto crecer el número de iniciativas, al pasar de de las 39 con las que arrancó en los apenas seis meses de actividad de 2015, desde la toma de posesión de Pilar Zamora, hasta las 96 que se llevaron a la arena municipal en 2018.
En estos tres años y medio de mandato, el partido que ha liderado la oposición ha sido el PP, mayoritario en número de concejales (10) y también en mociones presentadas, con casi un centenar: 98, de las que eso sí, sólo 27 se aprobaron en el Pleno. Los temas de sus propuestas han sido variados, desde la paralización de la remunicipalización, al empleo, las ocupaciones ilegales en la ciudad, el turismo, la accesibilidad, el asfaltado y una de las demandas en la que más ha insistido: la limpieza.
Ganemos, socio de gobierno de los socialistas y aliado en la aprobación de asuntos de calado como los presupuestos, le sigue al PP en cuanto al número de mociones, con un total de 97 a cargo de sus cuatro ediles. En total, 73 de ellas resultaron aprobadas, casi el triple que al PP. De esta forma, se ha escenificado un pacto de investidura que ha estado activo a lo largo de todo el mandato, aunque con algunos vaivenes en forma de amenazas de ruptura por parte de la coalición de izquierdas que nunca ha traspasado la línea de poner final a la alianza con los socialistas. De este modo, es significativo el resultado en cuanto a las mociones aprobadas, ya que esta candidatura de unidad popular saca adelante gran parte de sus peticiones en el Pleno que han ido desde el tratado transatlántico de comercio, hasta la mejora de la enseñanza, los presupuestos participativos, la violencia machista, el fomento de la cultura, la derogación del circo con animales o el bono social.
Por su parte, Cs ha ido de menos a más. La formación naranja liderada por Francisco Fernández-Bravo ha incrementado de forma progresiva el número de propuestas que realiza, con resultados más o menos afortunados en cuanto a su aprobación o no y con la máxima de sólo plantear cuestiones en las que tiene una competencia directa el Ayuntamiento, con especial insistencia en la industrialización de Ciudad Real.
De la escisión de Ciudadanos, compuesto inicialmente por dos concejales, surgió el edil no adscrito, Pedro Fernández Aránguez, que ha conseguido sacar adelante tres mociones, mientras que el Grupo Socialista, al frente del Gobierno, ha llevado al Pleno también sus mociones, aunque muchas menos, nueve, ya que sus asuntos se debaten como puntos del orden del día al ejercer el gobierno y no tanto mediante mociones. Además, presentó propuestas conjuntas con Ganemos y otras de toda la Corporación.