La provincia se enfrenta desde mañana a otro episodio cálido

C. de la Cruz
-

Las temperaturas máximas superarán los 38 grados centígrados y la Aemet avanza que se alcanzarán los 40 grados en los próximos días en lo que podría ser una nueva ola de calor

La provincia se enfrenta desde mañana a otro episodio cálido - Foto: Rueda Villaverde

La provincia de Ciudad Real se prepara para un ‘episodio cálido’ a partir de mañana, el cual viene determinado por al menos tres días consecutivos con temperatura  máxima que iguala o supera su  temperatura umbral, un aviso de fenómeno meteorológico adversos (FMA) que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) iniciará a partir de las 14 horas, cuando las temperaturas máximas superen los 38º C. El responsable de la Aemet en Ciudad Real, Eduardo Portero, avanza que posiblemente se alcance el umbral de 40º C en los siguientes días, aunque todavía es pronto para advertir si nos encontramos ante una nueva ola de calor, ya que ésta viene determinada por los días de duración de los episodios cálidos, el número de territorios afectados y las estaciones que indican que se han sobrepasado los umbrales de temperatura. Con todo, este viernes podría ser el comienzo de la segunda ola de calor del verano después de la sufrida a finales de junio y que dejaba 42.7º C en Ciudad Real y 42.6º C en Almagro el día 28 del pasado mes. La temperatura máxima de las mínimas también fueron muy altas, como los 24.4º C registrados en Almagro el 30 de junio.
El récord histórico de temperatura máxima en la provincia se producía el 13 de julio de 2017 con 43.7º C en Ciudad Real, mientras que la temperatura media más alta se registraba en julio de 2015 con 38º C.
El episodio cálido que comienza mañana se encuentra dentro de los parámetros normales de este mes, según se advierte desde la Aemet.
Portero señala que uno de los efectos del cambio climático es que «comienza antes el verano y se alarga el tiempo, los episodios de tormentas más violentas», además del «el incremento constante de las temperaturas máximas, medias y mínimas de los veranos, es tendencia ascendente». El responsable de la Aemet va más allá y añade que «hay estudios que dejan muy claro que la temperatura de Madrid será la de Marrakech en 2050».
Sobre las precipitaciones, «en veranos tenemos muchas horas de insolación, las temperaturas máximas tienen que ver con los fenómenos de tormentas, pero si no hay masas húmedas no puede llover».