Arteche tacha de inaudito limitar las costas a los bancos

Pilar Muñoz
-

El decano de los abogados hace una defensa sin fisuras de la profesión y profesionalidad de los abogados en tiempos difíciles y con «intromisiones» que «no se pueden entender» y que perjudican al ciudadano

Arteche tacha de inaudito limitar las costas a los bancos - Foto: Rueda Villaverde

El asunto de la limitación de las costas procesales centró ayer buena parte de la rueda de prensa celebrada en el Colegio de Abogados de Ciudad Real con motivo del Día de la Justicia Gratuita y del Turno de Oficio. No hay mucho que celebrar salvo la satisfacción de defender a aquellas personas que carecen de medios. Los letrados del Turno de Oficio tienen poco que celebrar porque las indemnizaciones que reciben son exiguas y por  las trabas e intromisiones que sufren.
Cipriano Arteche hizo ayer una defensa sin fisuras de la profesión y profesionalidad de los abogados con la autoridad que le confiere su cargo de decano y su larga trayectoria en la abogacía. Están acostumbrados a batallar, pero entienden que hay cosas que no son de recibo. Arteche considera inaudito  que se limiten las costas procesales a los bancos y no a particulares.
Sabe de lo que habla y lo hace sin tapujos al asegurar que los juzgados están limitando las costas procesales con criterios que entiende que son «poco ortodoxos».
 Recordó que «el melón ya se abrió en el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha en el ámbito contencioso-administrativo». El pleno de la Sala del TSJ fijó por escrito una baremación de las costas de los trabajos que los abogados realizan en ese ámbito y «hablaban de asunto de poca dificultad 1.000 euros, medio 1.500, mayor 2.000. Y me parece un auténtico disparate», aseveró tras explicar el proceso que siguen y subrayar el hecho de cuando se impugna el asunto. El decano no alcanza a entender cómo un juez se aventura a decir que el trabajo del letrado es menor porque es un crédito masa. «Los abogados se lo tienen que currar  para ganar el pleito» y afirmó que ha habido cantidad de litigios y recursos complejos. El abogado tiene que estudiárselo porque el cambio de criterio, de normativa es frecuente y tiene que trabajarlo. No hay un pleito igual y cada uno tiene su peculiaridad, su tiempo y el letrado asume la responsabilidad», aseveró para a renglón  seguido añadir que no se puede esgrimir un argumento tan «simplista».
Se está perjudicando a la abogacía en unos tiempos muy complejos para la profesión sobre todo en ciudades como Ciudad Real sin industria. Además, se perjudica al consumidor.
El decano explicó que cuando un cliente contrata a un abogado para que le lleve un asunto está obligado a pagarle unos honorarios que están establecidos en unos baremos, pero eso no quita para que el cliente se resarza  por la vía de las costas procesales del importe que ha tenido que anticipar o incluso más de lo que ha tenido que abonar. De ahí que califique de «injusto» rebajar las costas.
Cipriano Arteche recuerda que el 90% de los casos de naturaleza mercantil (cláusulas suelo, procedimientos de condiciones generales de la contratación ...) se ganan y los que se pierden son por una cuestión de forma. Entonces «por qué se empecinan en seguir litigando y no resolviendo al ciudadano la devolución del dinero cobrado de más», porque salen ganando. Y si encima tienen el «premio» de que le rebajan las costas procesales miel sobre hojuelas. Llegado a este punto, el decano de los abogados recordó poniendo énfasis que a muchos ciudadanos se ha ejecutado su hipoteca  por falta de pago, por las circunstancias que sean, y en cambio a los bancos se les rebaja la costas.
En este contexto, el presidente de la Agrupación de Jóvenes Abogados de Ciudad Real, Carlos Martín, aseveró que es un «insulto» alegar que el pleito es repetitivo tras subrayar que no es de recibo que el juez les dé la razón y a continuación se les castigue en las costas procesales.
«Una persona se ve obligada a ir al juzgado para reclamar lo que cree que es justo, para hacer valer su derecho, gana el pleito y no se puede entender que se limite las costas». Abundando ello, dijo que es como si el abogado dijera que hay que reducir el salario al juez ante una sentencia repetitiva, fácil, similar a otras muchas. «Es intromisión, una manera arbitraria  sin justificación alguna», sentenció el decano de los abogados.