Las hipotecas a interés variable pierden peso en España

SPC
-

Los préstamos para adquirir una vivienda concedidos a lo largo de 2018 solo representan el 36% del total de los créditos suscritos, frente al 43% de los que se registraron hace dos años

Las hipotecas a interés variable pierden peso en España

La firma de hipotecas para adquirir una vivienda ha roto con el esquema de contratación a un tipo de interés variable, al mantener una tendencia descendiente desde 2016, finalizando de este modo con la hegemonía que la caracterizaba en el pasado. Estas hipotecas representaron el 36% del total de préstamos concedidos en 2018, frente al 43% de un año antes, según datos proporcionados por la Asociación Hipotecaria Española (AHE). 
Por su parte, las hipotecas con un tipo combinado que permanece fijo por más de un año y hasta un máximo de 10, inclusive, se mantuvieron prácticamente sin cambios, alcanzando una cuota de mercado del 33%. 
Mientras, las otorgadas con un tipo fijo hasta el término del contrato pasaron de suponer un 27% en 2017, a un 31 el pasado ejercicio. Por otro lado, la AHE indicó que el volumen hipotecario para la adquisición de casas en 2018 ascendió a 42.709 millones, lo que representa un incremento de un 16,5% en un curso. En el primer trimestre de 2019, se mantiene el dinamismo, formalizándose 98.566 operaciones por valor de 12.151 millones de euros, un repunte de 23,0% y 18,4%, respectivamente. 
En 2019, a una media de casi 33.000 operaciones mensuales, se podrían alcanzar las 400.000 inscripciones hipotecarias de vivienda. «La contratación de tipos fijos se consolida como la alternativa más atractiva para los nuevos consumidores dado el nivel de precios históricamente bajos», señaló la asociación, que añadió:«La previsible normalización y consolidación del mercado, al calor de la buena marcha de los fundamentales macroeconómicos, permitirá que la actividad siga mostrando claros síntomas de mejora». La nueva actividad hipotecaria sigue mostrando un «gran dinamismo», pese a estar marcada por dos importantes acontecimientos en materia de crédito hipotecario. 
 

Novedades en la ley. En este sentido, con la nueva ley hipotecaria que entró en vigor el pasado 16 de junio se refuerza la protección del cliente y se establecen las normas de transparencia y de conducta en los contratos de crédito inmobiliario. El objetivo del Gobierno con esta iniciativa es «ayudar a dotar al sistema financiero de la necesaria seguridad jurídica que reclama el mercado ofreciendo una mayor transparencia a los compradores que se verán asesorados por los notarios al registrar su hipoteca». 
La AHE enumeró algunos nuevos criterios que considera relevantes como la introducción de requisitos más estrictos en la evaluación de la solvencia del prestatario o el endurecimiento a la hora de instar un proceso de ejecución hipotecaria. No obstante, reconoció que esto podría traducirse en un cierto endurecimiento de las condiciones de acceso al crédito. 
Por otro lado, la asociación hipotecaria resaltó el cambio de criterio adoptado en lo relativo al sujeto pasivo del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD) para la constitución de préstamos para adquirir una vivienda. Fue el Gobierno el que modificó a través de un Real Decreto Ley la normativa vigente, de manera que es el prestamista quien debe asumir el IAJD.